Científicos consiguen borrar recuerdos y volver a restaurarlos en ratas

Ha demostrado cómo la estimulación de los nervios en el cerebro fortalece o debilita selectivamente conexiones sinápticas


Investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, han borrado y reactivado recuerdos en ratas, alterando profundamente la reacción de los animales a los acontecimientos pasados.

El estudio, publicado en Nature, es el primero en demostrar la capacidad de eliminar selectivamente un recuerdo y reactivarlo mediante la estimulación de los nervios en el cerebro en las frecuencias que se sabe que debilitan y fortalecen las conexiones entre las células nerviosas, llamadas sinapsis. «Podemos formar un recuerdo, borrarlo y reactivarlo a voluntad mediante la aplicación de un estímulo que fortalece o debilita selectivamente conexiones sinápticas», explica el autor principal del estudio, Roberto Malinow, profesor de Neurociencias en dicho centro universitario.

Los científicos estimularon ópticamente un grupo de nervios en el cerebro de ratas que habían sido modificadas genéticamente para que fueran sensibles a la luz y, al mismo tiempo, se les dio una descarga eléctrica en las patas. Estos roedores aprendieron pronto a asociar el estímulo del nervio óptico con el dolor y mostrar conductas de miedo cuando se les estimularon esos nervios y los análisis mostraron cambios químicos dentro de las sinapsis nerviosas estimuladas ópticamente, indicativos de fortalecimiento sináptico.

En la siguiente etapa del experimento, el equipo de investigación demostró la capacidad de debilitar este circuito mediante la estimulación de los mismos nervios con impulsos ópticos de baja frecuencia para borrar el recuerdo. Así, estas ratas ya no respondieron a la estimulación del nervio original con miedo, lo que sugiere que el recuerdo de asociación al dolor había sido eliminado.

Los científicos descubrieron que podían volver a activar la memoria perdida por la reestimulación de los mismos nervios con pulsos ópticos de alta frecuencia que activaron el recuerdo. Estas ratas respondieron una vez más a la estimulación original con miedo, a pesar de que no se les habían dado nuevas descargas en sus patas. «Podemos hacer que un animal tenga miedo, luego no lo tenga y lo vuelva a temer otra vez mediante la estimulación de los nervios en las frecuencias que fortalecen o debilitan las sinapsis», subraya Sadegh Nabavi, investigador postdoctoral en el laboratorio de Malinow y autor principal del estudio.

Malinow, que ocupa la Cátedra Shiley en Investigación de la Enfermedad de Alzheimer en honor del doctor Leon Thal, señaló que el péptido beta amiloide que se acumula en el cerebro de las personas con enfermedad de Alzheimer debilita las conexiones sinápticas de la misma manera que la estimulación de baja frecuencia borra los recuerdos en las ratas. «Dado que nuestro trabajo muestra que podemos revertir los procesos que debilitan las sinapsis, potencialmente podríamos contrarrestar algunos de los efectos del beta amiloide en los pacientes de Alzheimer», adelanta este experto en relación a las posibiles aplicaciones clínicas del hallazgo.

Votación
5 votos

Científicos consiguen borrar recuerdos y volver a restaurarlos en ratas