La negativa de Rusia a prolongar la vida de la Estación Espacial Internacional acaba con años de colaboración espacial

EFE REDACCIÓN

SOCIEDAD

Rusia echa un jarro de agua fría a la cooperación iniciada en este campo con EE. UU. tras el fin de la Guerra Fría como respuesta a las sanciones por el conflicto de Ucrania

13 may 2014 . Actualizado a las 22:27 h.

El anuncio de Rusia de que no prolongará su aportación a la Estación Espacial Internacional (EEI) a partir de 2020 es un revés en la estrecha colaboración espacial entre Moscú y Washington tras la Guerra Fría.

Hace más de quince años, el 20 de noviembre de 1998, se puso en órbita el primer módulo de la EEI como ejemplo del acercamiento entre las superpotencias.

EE. UU. y Rusia habían comenzado su carrera espacial en un contexto de competencia militar por la supremacía global en la década de 1950 pero fue no fue hasta 1975 cuando dieron un paso decisivo hacia la cooperación con el acoplamiento en vuelo del Apolo-18 (EE. UU.) y la Soyuz-19 (URSS) en plena Guerra Fría, en lo que fue el primer proyecto de colaboración conjunto.