Las canonizaciones de Juan Pablo II y Juan XXIII, un proceso extraordinario

Gonzalo Sánchez EFE

SOCIEDAD

Están tan próximos en el tiempo que sus causas se entrelazan, hasta el punto de que el segundo de ellos, Karol Wojtyla, fue el encargado de decretar las «virtudes heroicas» y la beatificación de Angelo Roncalli

24 abr 2014 . Actualizado a las 19:02 h.

Los papas Juan XXIII y Juan Pablo II subirán definitivamente a los altares de la Iglesia católica como santos el próximo domingo, tras un reglado proceso de canonización salpicado de diversas particularidades.

Y es que los dos futuros santos están tan próximos en el tiempo que sus causas se entrelazan, hasta el punto de que el segundo de ellos, Karol Wojtyla, fue el encargado de decretar las «virtudes heroicas» y la beatificación de Angelo Roncalli.

No obstante, ambos pontífices, cuya bonhomía y carisma hizo que tras su deceso se solicitara su beatificación por aclamación, han atravesado en los últimos años un complejo proceso de canonización, requisito sine qua non para ser santo católico.