La dermatología quirúrgica triunfa entre los futuros médicos

El Ministerio de Sanidad ha sido este lunes el escenario en el que los 350 estudiantes con más nota del MIR han podido elegir especialidad y centro

Los tres primeros de la promoción salen del ministerio tras elegir centro y especialidad
Los tres primeros de la promoción salen del ministerio tras elegir centro y especialidad

Teresa Díaz | EFE

La dermatología médico-quirúrgica triunfa entre los futuros médicos. De hecho, tres de los cinco estudiantes que más nota obtuvieron en las pruebas MIR han elegido hoy esta especialidad.

El número uno, Guillermo González López, ha optado por una plaza de «dermo» en el Hospital Universitario La Paz de Madrid, al igual que la número dos, Rosa María Ceballos. Pero también el número cinco, Enrique Rodríguez, aunque en este caso la formación la realizará en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid.

El Ministerio de Sanidad ha sido este lunes el escenario en el que los 350 estudiantes con más nota han podido elegir especialidad y centro. Esta tarde lo harán otros tantos y así, en tandas de 350, en sucesivos días hasta completar las 6.145 plazas ofertadas.

A todos ellos, el director general de Ordenación Profesional, José Javier Castroza, ha animado a «no desaprovechar el tiempo» y a «trabajar con tesón», «porque la sociedad y sus familiares se lo agradecerán». «Aprovechen y expriman todas las posibilidades de formación que el Sistema Nacional de Salud les ofrece», ha señalado Castroza.

Las puertas del ministerio han sido testigos de la emoción y los nervios de amigos y familiares que, entre aplausos, iban recibiendo a los aspirantes una vez hecha su elección.

El número uno, «aliviado» por ser futuro dermátologo

Ha sido el caso del número uno, Guillermo, quien ha sido abrazado efusivamente por su madre, más nerviosa que él a pesar de que no es novata en esto. Ya tiene un hijo mayor también médico, oftalmólogo. Visiblemente emocionado, este madrileño ha asegurado a Efe que la dermatología le gustaba desde hace tiempo y, aunque tenía algunas dudas, al final ha triunfado esta opción, aunque ha precisado que la salida profesional no es lo que más ha pesado en su elección. «Se trata de una especialidad con pocas plazas y a la gente le busca porque es cómoda y divertida y se dice que ofrece buena calidad de vida», ha señalado. «Aliviado» se siente este futuro dermatólogo, quien ahora su objetivo es «aprender mucho» e ir «apasionándose poco a poco por la especialidad», para darle «el mejor servicio a mis pacientes, que es lo más importante».

Con la «sanidad pública» en el pecho

Con un cartel con el lema «sanidad pública» colgado en el pecho, ha aparecido en las puertas del ministerio la número dos, Rosa María, quien ha explicado que la dermatología es una especialidad que tiene bastante futuro y, al igual que Guillermo, piensa que es «muy divertida». Este es su segundo MIR. El año pasado eligió neurocirugía pero la experiencia no le ha gustado y por eso ha repetido este año. Ahora será dermatóloga como su hermana gemela, con la que ha estudiado en paralelo desde pequeña. Su madre, orgullosa, ha contado que «son hijas de vieja». «Y las hijas de vieja o son muy listas o son muy tontas, no es mérito mío».

El número tres, futuro cardiólogo

El número tres, Toni Soriano, ha decidido quedarse en casa los próximos cuatro años y por eso ha optado por la especialidad de cardiología en el Hospital Vall d'Hebron de Barcelona. En su elección ha pesado el tipo de paciente a atender y la «gran amplitud de salidas que hay». Este catalán, que ha viajado arropado por su familia, novia y amigos, ha asegurado estar «relativamente tranquilo» y ha querido dejar claro que obtener las mejoras notas, aparte de formación, también implica suerte en el examen.

Un años «duro y de estrés»

«Muy realizado» se siente Javier Marco, número 16 y también futuro dermatólogo, quien ahora se va a dedicar a descansar un tiempo antes de incorporarse al Hospital Ramón y Cajal. Su madre, «loca de contenta», ha señalado que la familia ha vivido un año «duro y de estrés».

Andrea Vélez, número 18, tenía «clarísimo» que quería optar a una plaza de cardiología en La Paz y al final ha sido posible. Por si acaso, tenía en la recámara otras opciones. Esta santanderina tendrá como compañero de fatigas a Ángel Domínguez, un vallisoletano que también tenía «bastante clara» su elección. La jornada la ha vivido con nervios, «porque las plazas volaban».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La dermatología quirúrgica triunfa entre los futuros médicos