Reinhold Messner: «Subir un ochomil se ha convertido en turismo»

SOCIEDAD

El primer hombre que subió los catorce ochomiles atiende a La Voz

09 mar 2014 . Actualizado a las 15:15 h.

El primer hombre que subió los catorce ochomiles, el primero que coronó el Everest sin oxígeno y el primero que lo hizo en solitario. Tres hitos que resumen por qué Reinhold Messner (Bressanone, Italia, 1944) está considerado el más grande alpinista de todos los tiempos. Una leyenda del himalayismo que demostró que se podía ascender un ochomil de la forma más pura y autosuficiente, sin la parafernalia de las grandes expediciones. Messner atendió a La Voz por teléfono desde su refugio de Bolzano, en el Tirol italiano, donde a sus casi 70 años sigue preparando nuevas aventuras.

¿Qué diferencias hay entre el estilo alpino y las expediciones?

El estilo alpino nació hace más o menos 250 años. Se llama así porque en los Alpes, en esa época, comenzó la era moderna del alpinismo. Gente sin ninguna preparación cogía sus bártulos y subía y bajaba las montañas. En el Himalaya hay un periodo antes de conquistar las montañas. Las expediciones van allí, hacen un campo base, hacen varios campos en altitud, ponen cuerdas fijas y después de cuatro o cinco semanas de preparación, construyendo una pista hasta el último campo, alguien sube hasta la cima. Este estilo es muy pesado y costoso y durante mucho tiempo era la única posibilidad de escalar un pico de 8.000 metros. Pero en 1975 Peter Habeler y yo demostramos que se podía subir exactamente como habíamos hecho antes en los Alpes, cogiendo una mochila en el campo base y simplemente subiendo y bajando.

¿Cómo ha cambiado la aventura de subir un ochomil desde los años 70?

Totalmente. La forma de subir un ochomil ha atravesado por tres periodos en la historia. El primero fue entre 1950 y 1965, exactamente hasta el 64. Los mejores escaladores de diferentes naciones, como China, Alemania, Austria, Italia, Suiza, Francia... ascendieron por primera vez los ochomiles. En el segundo periodo, cuando yo estaba activo, escalamos por las rutas más difíciles y abrimos algunas nuevas. Descubrimos nuevas formas de encarar el reto: en estilo alpino, en solitario... Actualmente los ochomiles se han convertido en destino de turistas, y los organizadores de estas expediciones, junto a los guías y con la ayuda de los sherpas, preparan una pista hasta la cima por la que asciende mucha gente. Así que subir un ochomil se ha convertido en turismo.