Barbie, la muñeca más escandalosa

Los casi 55 años de la muñeca de Mattel han estado rodeado de polémicas, parodias y críticas por la superficialidad que irradia la creación de Ruth Handler

Una exposición de Barbies en París
Una exposición de Barbies en París

Redacción

Barbie astronauta, Barbie dentista, Barbie fotógrafa, Barbie entrenadora de delfines, Barbie ingeniera informática, Barbie reportera de televisión, Barbie Lady Gaga, Barbie psicóloga, Barbie embarazada o Barbie veterinaria. Existen un montón de Barbies en el mercado, y la más famosa pero la única que no se comercializa es la Barbie escándalos.

Consolidada como la muñeca predilecta de generaciones y generaciones de niñas desde 1959, año en el que Mattel la lanzó al mercado, Barbie acumula a sus espaldas numerosas controversias, parodias y criticas. La polémica generada con la última portada de Sports Illustrated Swimsuit protagoniza por la famosa muñeca es solo la última de una larga lista de escándalos.

Ser un ejemplo a seguir para millones de niñas no ha sido fácil para una Barbie que ha tenido que enfrentarse a casi 55 años repletos de cambios en la sociedad que han terminado por afectar drásticamente al mundo rosa creado por Ruth Handler. Una de las críticas que la muñeca por excelencia se ha hartado de escuchar es la superficialidad que irradia: chica perfecta con una vida perfecta al lado de Ken, su novio perfecto.

Barbie, ¿anoréxica y tonta?

Este halo de superficialidad fue incidido por Mattel cuándo lanzó en 1992 la colección Teen Talk Barbie. Las muñecas repetían hasta la saciedad frases como «¿tendremos alguna vez suficiente ropa?», «!Me encanta ir de compras!» o «¡La clase de mates es tan difícil!». La Asociación de Estadounidense de Mujeres Universitarias crítico duramente este tipo de sentencias que originó que la compañía retirase tres meses después las Barbies con alguna de estas frases en su recuerdo.

Pero la perfección y la superficialidad solo son, en realidad, la punta del iceberg del mundo Barbie. La anorexia es una de las lacras que han perseguido a esta muñeca en las últimas décadas.

Su tamaño estándar da, en una mujer real y de carne y hueso, una altura de 1,75 y unas medidas de 91-46-84, lejos del modelo saludable que se promueve en la actualidad para el género femenino. Según una investigación del Hospital Universitario Central de Helsinki (Finlandia), con estas medidas la Barbie no tendría el porcentaje de grasa corporal suficiente para tener la menstruación. Mattel intentó finiquitar todos estos rumores en 1997 cuando cambió el molde del cuerpo para que la muñeca tuviese una cintura más ancha y así adecuarse mejor a los estándares de la moda actual y rivalizar con las Bratzs.

Otras Barbies

Otra de las polémicas que ha rodeado a Barbie fue cuando Mattel produjo su primera muñeca afroamericana abandonando su pelo rubio y piel blanca. Sin embargo, lo que no dejo atrás fue el molde, cambiando solo el color de la piel y sin poseer las características propias de una mujer de color. No fue hasta 2009 y con el lanzamiento de la gama So In Style cuándo la empresa por fin creó una muñeca más realista de una mujer afroamericana.

Barbie siempre ha intentado adaptarse a todas las circunstancias de la vida de una mujer. Por eso en 1997, Mattel lanzó un Barbie en silla de ruedas. Sin embargo, fue duramente criticada porque la muñeca no cabría en el ascensor de la casa de la muñeca.

En el 2012, el diario del Vaticano, L'Osservatore Romano, instó en su portada la iniciativa de la casa estadounidense de juguetes Mattel de crear una muñeca Barbie calva para las niñas que se han quedado sin pelo debido a los tratamientos contra el cáncer. La muñeca, según la firma estadounidense, vendría con una colección de pelucas, sombreros, pañuelos y accesorios de cabeza, pero no se venderá en las tiendas, sino que será distribuida directamente en los hospitales.

Los peligros de Barbie

La Oficina Federal de Investigaciones (FBI) lanzó una alerta a finales del 2010 advirtiendo de que la nueva Barbie «Video Girl», que cuenta con una cámara de video incrustada, podía ser usada por pedófilos para grabar pornografía infantil. La muñeca de Mattel es capaz de grabar hasta 30 minutos de vídeo, y la grabación puede ser descargada y visionada en un ordenador.

Aunque en el comunicado no se menciona ningún uso inapropiado con Barbie, pero sí la posibilidad de que la cámara pueda ser usada con malas intenciones.

Barbie y el medio ambiente

Los materiales de construcción de la Barbie también han sido foco de polémicas y controversias. En el 2000, aparecieron en los medios comentarios sobre el vinilo utilizado en las muñecas y una posible fuga de sustancias químicas toxicas. Aunque esto fue negado, las Barbies actuales tienen su cuerpo hecho de plástico ABS y su cabeza de PVC.

En el 2011, Greenpeace denunció a Mattel por el uso en el embalaje de las Barbies de material suministrado por una empresa acusada de ser responsable de la deforestación de las selvas de Indonesia.

De Stacy Malibu a la Barbie psicópata

Polémicas y escándalos a los que también hay que sumar una larga lista de parodias sobre Barbie. La famosa Stacy Malibu de Los Simpson, que ha reflejado en sus capítulos algunas de las críticas que han salpicado a la muñeca real, o la canción Barbie Girl del grupo Aqua son solo algunos de los ejemplos de imitaciones.

Pero, sin duda, una de la más reconocido fue la Barbie psicópata o macabra creada en las imágenes de Mariel Clayton. Esta fotógrafa canadiense decidió impregnar a la muñeca más famosa de sangre, suicidio y sexo. No aptas para los más sensibles, Clayton se inspiró en la cultura oriental y del manga para crear humor negro con un personaje tan idealizado como es Barbie.

Sin embargo, a pesar de todas las críticas y polémicas, Barbie, inspirada en una muñeca alemana llamada Bild Lilli, sigue domingo el mundo de los juguetes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

Barbie, la muñeca más escandalosa