«The Lancet» publica una técnica diagnóstica ideada en Galicia

Médicos del Xeral de Vigo detectan más rápido una dolencia torácica

Lancet

Vigo / La Voz

Cada segundo cuenta cuando se padece un neumomediastino a tensión. La vida del paciente depende en gran medida del tiempo que el médico tarde en diagnosticarlo. La caja torácica -el mediastino es la cavidad que está en el centro del tórax- se llena de aire y se hincha tanto que el corazón del enfermo corre peligro. La presión sube tanto que el corazón se aplasta y la sangre no entra. La enfermedad es conocida y se soluciona con una intervención quirúrgica. Pero ahora un médico de Vigo y otro de Pontevedra han encontrado una forma de diagnosticarla mucho más rápido, del que se ha hecho eco la revista The Lancet.

El cirujano torácico Andrés Obeso, del Complejo Hospitalario Universitario de Vigo (Chuvi), fue el que primero se dio cuenta de que con una simple radiografía se puede diagnosticar la existencia de esta enfermedad. En argot médico, su hallazgo se conoce como signo radiológico y quiere decir que, sabiendo interpretarla, solo una radiografía es suficiente para mostrar que el usuario tiene la patología, rara aunque letal. «Es una imagen muy característica, casi definitoria de la enfermedad», explica.

«En una radiografía de tórax hay varios elementos muy reconocibles. Uno es la silueta cardiopericárdica», aclara el cardiólogo Gonzalo Barge, del Complejo Hospitalario de Pontevedra. Se refiere a la forma que adoptan el corazón y el pericardio, la membrana que lo envuelve. Habitualmente, es similar a una pelota. Lo que han descubierto estos dos médicos es que la presión del aire achata esa silueta. Por eso han bautizado su hallazgo como signo corazón-tierra, «porque la forma es como la del planeta: esférica pero achatada por los polos», recita el cirujano torácico.

La revista The Lancet lo publicó en su último número, del viernes pasado. El semanario, la segunda publicación médica con más impacto del mundo, se hace eco del hallazgo como un estudio de caso, firmado por los dos jóvenes médicos y por el jefe del servicio de Cirugía Torácica de Vigo, Miguel Cañizares. Se trata de un paciente de 33 años con VIH que ingresó en el Hospital Xeral de Vigo el pasado mes de julio por otros problemas médicos. Durante su estancia, le diagnosticaron el neumomediastino a tensión gracias a un tac, que es lo habitual en estos casos, y le operaron. Al cabo de 28 días le dieron el alta.

Otros casos

Solo después de haberlo diagnosticado cayeron en la cuenta de que la radiografía era determinante y que, como escriben en The Lancet, «debería ser el primer estudio radiológico».

Para Andrés Obeso, lo principal es que «este signo radiológico se podrá aplicar en otros casos». Gonzalo Barge espera que ahora otros médicos publiquen casos similares. «Creemos que el conocimiento de este nuevo signo radiológico ayudará a los médicos a lograr un diagnóstico precoz y comenzar un tratamiento rápido», argumentan en la revista médica.

Los doctores señalan que habitualmente los casos clínicos que describen se envían a revistas sectoriales de especialidades, no a revistas de tanto impacto como The Lancet, que abarca todos los campos de la medicina. En este caso les movió saber que «encontramos algo que hasta ahora nadie había descrito».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
42 votos

«The Lancet» publica una técnica diagnóstica ideada en Galicia