«Pussy Riot» en descomposición

La participación de dos miembros del grupo punk ruso en un concierto benéfico con Madonna enoja a otras seis integrantes y amenaza fractura

AFP

Seis miembros del grupo punk ruso Pussy Riot acusaron ayer a dos integrantes excarceladas recientemente de minar los ideales del grupo al aparecer en un concierto benéfico presentado por Madonna.

Una carta colgada en el blog del grupo criticó a Nadejda Tolokonikova y María Alejina por haber participado en un concierto organizado por Amnistía Internacional en Nueva York. Madonna presentó a las dos mujeres, que estaban vestidas con túnicas adornadas por crucifijos en la parte delantera. Ambas desafiaron al régimen del presidente ruso Vladimir Putin, cantando «¡Rusia será libre!» ante una multitud entusiasta.

Tolokonikova, de 24 años, y Alejina, de 25, fueron liberadas de centros penitenciarios rusas en diciembre pasado, tres meses antes del fin de sus sentencias de dos años por participar en una «plegaria punk» contra Putin en una catedral de Moscú.

Sin embargo, su aparición en Nueva York no fue bien recibida por otras integrantes del grupo, que tiene un número fluctuante de miembros que jamás ha sido revelado. Vender entradas para conciertos «contradice totalmente los principios de Pussy Riot», afirma dicha carta, firmada con seis apodos.

«Nosotros somos un colectivo femenino separatista», agrega. «Jamás aceptamos dinero por nuestras actuaciones» y «sólo realizamos conciertos ilegales en lugares públicos inesperados», añade. «Ellas ya no son Pussy Riot», termina el texto, firmado por los alias Cat, Garadzha, Fara, Shayba, Serafima y Shumakher.

Cuando fueron puestas en libertad, Tolokonikova y Alejina anunciaron que se dedicarían a hacer campaña por los derechos de los presos. Un día antes de que los Juegos Olímpicos de Invierno de Sochi quedaran oficialmente inaugurados, las dos miembros del grupo desafiaron ayer una vez más al presidente ruso, Vladimir Putin, al que advirtieron que no perdonarán.

«No perdonaremos y no olvidaremos lo que el régimen hace a nuestros conciudadanos. ¡Exigimos una Rusia libre!», proclamó Nadejda Tolokonikova, poco antes de cantar con Maria Alekina ante miles de espectadores. «¡Ahora Rusia es libre!», afirmó.

Estados Unidos es la última etapa de la gira internacional iniciada poco después de ser liberadas etras pasar 21 meses en las cárceles rusas. Tres de las cinco Pussy Riot fueron encarceladas en el 2012 por haber cantado una «misa punk» contra Putin en la catedral del Cristo Salvador de la capital rusa.

El concierto en Nueva York, organizado por Amnistía Internacional, reunió a figuras de la música como Madonna, quien aseguró haber sido amenazada de muerte tras apoyar públicamente a este grupo durante una actuación que ofreció en Moscú en el 2012.

«Jamás actuamos por dinero y solo hacemos conciertos ilegales en lugares públicos»

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

«Pussy Riot» en descomposición