El año del papa Francisco

Jorge Mario Bergoglio lleva el buen camino para convertirse en uno de los papas más populares de la historia


El nuevo Papa tan solo ha precisado nueve meses para dar un giro radical a las estructuras eclesiásticas y para convertirse en una de las figuras más importantes del 2013. O por lo menos eso es lo que piensan los responsables de la revista Time, quienes le han nombrado persona del año destacando sus esfuerzos por modernizar a la tan tradicional congregación.

Nueve meses en los que el papa Francisco ha ido sumando acciones y declaraciones que le han hecho ganarse a pulso el reconocimiento de la famosa publicación americana. Y lo cierto es que los grandes hitos del nuevo papa comenzaron ya desde el primer momento en el que la fumata blanca situaba al argentino Jorge Mario Bergoglio en el centro de la actualidad.

Elección sorpresa

Ninguna de las quinielas realizadas en los días previos a la elección del nuevo papa incluían a Jorge Mario Bergoglio entre los posibles aspirantes a convertirse en la máxima figura de la Iglesia Católica. Su avanzada edad y su frágil estado de salud no jugaban a su favor y los expertos en temas del Vaticano habían pronosticado que el nuevo papa debía ser un candidato fuerte, con buena salud, capaz de hacer frente a los retos que le esperaran a la Iglesia en los próximos años. Pero lo que muchos expertos no sabían es que la verdadera fuerza del nuevo papa residía en su interior. Con una personalidad enérgica, y con un carácter y valor determinantes, el papa Francisco acabó por demostrar que su llegada no iba a pasar desapercibida para nadie.

Con todas las apuestas en su contra, Jorge Mario Bergoglio se convertía en el primer papa latinoamericano de la historia.

Pionero

Desde que se convirtió en Papa, la personalidad arrolladora de Bergoglio le ha hecho protagonizar numerosas anécdotas y le ha convertio en pionero en múltiples aspectos. A los pocos días de convertirse en pontífice, Bergoglio visitó la necrópolis que se halla bajo la cripta y la basílica vaticana y se convirtió en el primer papa que reza ante la tumba de San Pedro.

Pero sin duda una de las imágenes más polémicas que el nuevo pontífice ha protagonizado fue el Jueves Santo en el que, arrodillado, el Papa decidió lavarle los pies a dos jóvenes musulmanes. Una escena con la que quiso concienciar a todos sus seguidores que el camino que hay que seguir es el de la fraternidad y no la discriminación religiosa.

La sencillez su más valiosa característica

Portero de discoteca, amante confeso del fútbol y con una cercanía insólita hacia sus fieles; Jorge Mario Bergoglio ha conquistado a muchos con su sencilla personalidad y su peculiar transparencia.

Él es el papa inesperado. Y la paradoja es que a la vez es el pontífice más esperado. El nombre escogido por el papa Francisco para defender su cargo hace eco de la humildad con la que muchos lo describen; Francisco: un nombre que hace mención al fundador de los franciscanos, los frailes más pobres.

Pese a su posición, Bergoglio es una persona sencilla muy acostumbrada a viajar en metro o autobús. Además, él fue de los pocos príncipes de la Iglesia que no llegó a subirse a un coche oficial.

Mano dura contra la pederastia

Ya desde el principio de su mandato, el papa Francisco se ha concentrado en el total exterminio del poderoso virus que acecha a la Iglesia: la pederastia.

«Jamás hay que hacer la vista gorda». Bergoglio aseguró que la Iglesia jamás debe permitir que nadie utilice su posición de poder para destruir la vida de un menor mediante abusos y desde el principio ha intentado lavar la imagen de permisividad con pedófilos y pederastas. Ordenó el abandono de Santa María la Mayor de Bernard Law, un cardenal acusado de proteger a 250 curas pederastas y aceptó la dimisión de un obispo irlandés que también había protegido a un sacerdote pedófilo.

Pero sin duda uno de los hitos más importantes del papa Francisco en este tema es la creación de una comisión específica para combatir los casos de pederastia, una entidad con la que pretende detectar, denunciar y detener este tipo de delitos en todo el mundo.

Reclama una mayor importancia de las mujeres

«No podemos limitar el papel de la mujer en la Iglesia al altar». Así aseguraba el papa Francisco que sufría al ver a la mujer en la «Iglesia solo como servidumbre». A pesar de que el paso más grande aún hay que darlo y que la puerta al sacerdocio todavía no se plantea abrirse para las mujeres, Bergoglio ya ha destacado la necesidad «del genio femenino en los lugares donde se toman las decisiones importantes».

Consciente de que las que tienen el mayor poder de cambiar el lugar de la mujer en la iglesia son las propias religiosas, el papa Francisco llegó a pedir a las monjas que evitaran la mentalidad de solteronas.

Un acercamiento hacia los homosexuales

Después de reconocer la existencia de un lobby gay dentro del Vaticano, el papa Francisco daba un paso más allá y aseguraba que «él no era nadie para juzgar a los gays que buscaban a Dios».

Un estudio del caso de los divorciados

La comunión o no comunión para los divorciados que se han casado en segundas nupcias se plantea como todo un dilema para la Iglesia, y el papa Francisco ya ha asegurado que quiere estudiar su situación. La segunda diócesis más importante en Alemania, anunció recientemente que no les negará el bautismo, la comunión, la confesión y la confirmación.

Abrazado a la modernidad

Con más de cuatro millones de seguidores en twitter y después de haberse convertido en el primer papa anunciado con un tuit, el papa Francisco lleva su mandato de la mano de las nuevas tecnologías, consciente de que el dicho «renovarse o morir» puede marcar una gran diferencia con sus predecesores.

Uno de los hitos más curiosos fue su primera foto «selfie».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El año del papa Francisco