Industria juguetera y publicidad todavía piensan en azul o rosa

En España, el 66% de los anuncios contienen tratamientos sexistas


Redacción / La Voz

El grito que Ridley, la pequeña niña estadounidense de 4 años que clamó con un vídeo en Internet contra el sexismo en los juguetes diciendo que estaba harta de princesas, todavía no ha llegado a muchos oídos, especialmente a los de la industria juguetera y del mundo de la publicidad. Los juguetes continúan manteniendo matices sexistas que encasillan lo femenino y lo masculino en espacios casi irreconciliables.

Así lo denuncia deMartina.com, empresa juguetera online que confirma que en la actualidad persiste la distinción discriminatoria de acuerdo a estereotipos anticuados. En un análisis en España, algo más del 66 % de los anuncios de juguetes estudiados en la campaña navideña contenían tratamientos sexistas.

Pocas marcas de fabricantes se libran de este tratamiento codirigido a niños/niñas. Playmobil, Lego o Megabloks son ejemplos de juguetes muy conocidos que presentan publicidades segregadoras. Empezando por el color de dichos juegos, con el rosa para las féminas y enganchadas a las tareas del hogar. Casi nunca aparece un niño planchando o haciendo la colada. Y menos en un salón de belleza, lugar de «ensueño» de las «princesas». Los formatos y cajas muestran atareadas amas de casa felices y contentas. Por el contrario, los varones conducen coches rapidísimos, demuestran grandes habilidades y viven intensas aventuras en un universo cromático lleno de azules y rojos.

Las profesiones también están polarizadas en función del sexo. Un niño puede encontrarse en la cocina, pero será un prestigioso chef, frente a ella, que se queda en una simple mamá atareada en preparar la cena; una niña puede actuar junto a un doctor, pero permanecerá en un segundo plano en su papel de tierna enfermera. Pero estos roles que huelen a rancio no llegan únicamente de publicistas y jugueteros. Es la propia sociedad, y en gran medida los padres, los que alientan estereotipos. Hay todavía quienes impiden jugar a sus hijos con muñecas o cochecitos, si es varón, o con espadas, si es una niña.

La tendencia detectada por deMartina y denunciada por Let Toys Be Toys -plataforma nacida el mes pasado para luchar por la eliminación de los anuncios sexistas- viene demostrando que hay un retroceso en igualdad, regresando a números de 1950. Si en 1970 se produjo una apertura en la industria juguetera pareja a los avances sociales de la mujer, ahora se constata el alarmante regreso a los tópicos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

Industria juguetera y publicidad todavía piensan en azul o rosa