El «obispo del lujo» paga 20.000 euros para evitar ser juzgado

Tebartz-van Elst, obispo de Limburgo, evita declarar tras su falso testimonio en el caso de un vuelo de primera clase a la India


Los tribunales de Hamburgo han anunciado su decisión de suspender el juicio contra el obispo de Limburgo, Tebartz-van Elst, a cambio del pago de 20.000 euros. El obispo, que había sido acusado por la fiscalía de Hamburgo por dar falso testimonio al declarar en relación con un vuelo de primera clase que hizo a la India, deberá abonar una cuantiosa suma para que el proceso quede en suspenso.

Los tribunales ya habían propuesto suspender el juicio a fines de octubre, pero en aquella oportunidad la fiscalía se había opuesto. Según señaló ahora, su cambio de postura se debe a que el prelado hizo una confesión. Tebartz-van Elst debería presentar ahora la suma dentro de un plazo prefijado si quiere que el juicio quede suspendido.

El obispado de Limburgo no quiso pronunciarse sobre esta decisión. En cambio, la Conferencia Episcopal germana aseguró que la decisión iba en la dirección correcta: «Es un buen paso para esclarecer la situación», dijo el responsable de prensa de la Conferencia, Matthias Kopp. El «obispo del lujo», tal como se lo conoce por los fastuosos antojos que tuvo al redecorar su residencia en Limburgo, fue suspendido provisoriamente del cargo por el Vaticano tras estallar el escándalo por las sumas desembolsadas por su diócesis.

En Alemania los feligreses pagan impuestos que luego son redirigidos hacia las respectivas iglesias. Sin embargo, en el caso de la iglesia católica, el Estado tiene una participación financiera en las cuentas eclesiásticas que supera los aportes de la feligresía. El politólogo Carsten Frek apunta que 500.000 millones de euros provenientes de las arcas públicas regionales son destinados al pago de los obispos.

Según un aporte publicado en el blog del periódico Handelsblatt, los sueldos que reciben los obispos son equiparables con los salarios percibidos por funcionarios públicos de alto rango. Por lo general, apunta la fuente, un obispo recibe un sueldo básico de 8.000 euros. En el caso de los arzobispos, el sueldo puede llegar a unos 11.000 euros.

Actualmente una comisión de la Conferencia Episcopal alemana evalúa los gastos de la controvertida residencia de Limburgo, que superaron los 30 millones de euros. Se estima que el resultado de la evaluación no será dado a conocer antes de enero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

El «obispo del lujo» paga 20.000 euros para evitar ser juzgado