Un grupo de científicos mata al animal más longevo del mundo

La almeja «Ming» murió después de que sus investigadores intentaran descubrir su edad exacta


El que hasta la fecha era el animal más longevo del mundo ha fallecido a manos de sus investigadores, quienes pretendían datar la fecha exacta de su nacimiento. La almeja Ming, que en estos últimos días ha generado una gran polémica y ya ha conseguido convertirse en la protagonista absoluta de lo que ya parece una de las historias más peculiares del año, puede presumir, a sus 507 años, de haberse convertido en el animal más viejo del mundo.

Cinco siglos de historia no han sido suficientes para acabar con este pequeño bivalvo, al que, sin embargo, su propia fama acabó por costarle la vida. El suceso tuvo lugar mientras un grupo de científicos galeses estudiaban la edad del popular ser. Los investigadores, pertenecientes a la Escuela de Ciencias del Mar de la Universidad de Bangor en Gales (Reino Unido), se vieron obligados a abrir la concha para examinar las características de Ming, una decisión que inevitablemente condujo a la almeja a una muerte más que polémica. «Hemos recibido correos electrónicos acusándonos de ser asesinos de almejas», explicaba a la BBC el profesor James Scourse, uno de los responsables del proyecto quien además asegura que jamás tuvieron la intención de acabar con la vida de este ejemplar.

«Cualquiera que haya comido la sopa de almejas de Nueva Inglaterra probablemente ha comido carne de esta especie». Con esta sentencia, los investigadores intentaban quitar hierro al asunto y evitar unas críticas que cada día se extienden más a lo largo del mundo. «Estas almejas son conocidas por su longevidad y podría proporcionar pistas sobre la ciencia del envejecimiento y sobre la historia de los océanos», aseguran los científicos quienes además explican que cada año, las almejas añaden un nuevo anillo a su concha, lo que junto con los datos recogidos en el interior del molusco puede permitir conseguir información sobre los cambios en los océanos y el clima. «Para poder acceder a estos valiosos datos científicos, es necesario abrir la concha y examinar el interior, y una vez hecho esto, la almeja se muere», explicaba el profesor Scourse.

Ming, la almeja que nació en la época de la dinastía china

La almeja más famosa del mundo nació hace más de cuatrocientos años mientras el Quijote de Cervantes veía la luz en España y la dinastía Ming reinaba en China; pero no fue hasta el 2006 cuando el pequeño bivalvo saltó a todas las portadas de la prensa mundial. Sus descubridores, que la encontraron durante una expedición en la costa de Islandia, pronto se dieron cuenta del altísimo valor que esta joya natural poseía. «Al principio no había nada que mostrara que Ming era diferente a las demás almejas recogidas. Pero en el 2007, un recuento inicial de los anillos en su concha mostró que el bivalvo poseía el increíble récord de haber sobrevivido entre 405 y 410 años». Años más tarde, nuevas investigaciones mostraban que la almeja más anciana del mundo tenía nada más y nada menos que más de medio milenio.

Votación
42 votos

Un grupo de científicos mata al animal más longevo del mundo