La lluvia de estrellas de las Leónidas alcanzará su máxima actividad el domingo 17 de noviembre

Aunque el fenómeno podrá observarse durante todo el mes, durante el pico de mayor actividad podrán verse hasta cien meteoros por hora


Las Leónidas no son una lluvia de estrellas fugaces tan importante como las Cuadrántidas o las Perseidas, pero como todos los noviembres volverán a ser un verdadero espectáculo astronómico que iluminará el cielo para disfrute de sus observadores.

Aunque esta lluvia de estrellas puede observarse desde el 6 al 30 de noviembre con una intensidad media de 20 meteoros por hora, su punto de máxima actividad se producirá durante las noches de los días 17 y 18, en la que se podrán llegar a ver hasta 100. Sin embargo, la visualización de las Leónidas se verá perjudicada por la luz de la Luna llena, que hará que la visión máxima del fenómeno sea imposible.

Los especialistas sugieren a quienes quieran disfrutar de esta lluvia de estrellas fugaces que lo hagan en su inicio o final para evitar así la luz de la Luna. Los meteoros podrán alcanzar una velocidad de hasta 71 kilómetros por segundo y tendrán una duración visible de entre un segundo o más de un minuto.

Descendientes del cometa Tempel-Tuttle

Las Leónidas son una lluvia de estrellas fugaces que surge cuando algunas de las pequeñas partículas de polvo que desprende el cometa Tempel-Tuttle se desintegran cuando entran en contacto con la atmósfera terrestre.

Los cometas incrementan su actividad cuando orbitan cerca del Sol, y el Temple-Tuttle pasará por ese zona el próximo 18 de noviembre, con lo que se creará una nueva fuente de material fresco en forma de pequeñas partículas que dará lugar a la lluvia de estrellas fugaces.

El color de estás Leónidas suele ser rojo, aunque al encontrarse frontalmente con la tierra suelen dejar tras de sí una estela de color verde que puede ser observada a simple vista.

El Temple-Tuttle fue descubierto en 1865 y tiene un período orbital de 33,2 años que coincide con la mayor intensidad de las Leónidas. Sin embargo cada vez son más difíciles de predecir porque suelen ser desviados de sus órbitas iniciales atraídos por la gravedad de planetas dominantes como Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
14 votos

La lluvia de estrellas de las Leónidas alcanzará su máxima actividad el domingo 17 de noviembre