El dinero desbanca a la salud como prioridad para ser feliz

En el 2007, estar sano era la principal preocupación de un español. Seis años después, la economía acapara todos sus quebraderos de cabeza


Lo dice Coca-Cola en su segundo Informe de la Felicidad: la gran prioridad de los españoles es, hoy en día, el dinero. Hace seis años, en el 2007, cuando la popular marca de bebidas elaboró su primer estudio al respecto, la mayoría de los encuestados estaban de acuerdo en que para ser feliz, lo único que necesitaban era salud. Al bienestar físico le seguían entonces, por orden de importancia, el amor y la economía.

La tortilla de ha dado la vuelta y a día de hoy, encarando la recta final del 2013, la seguridad de ser solvente -con un 36 % de incidencia- ha desbancado a la felicidad que supone estar completamente sano. Solo en la franja de personas de más de 55 años la salud recupera posiciones y se coloca de nuevo en el primer puesto.

Curiosamente, según este trabajo elaborado con los resultados de un sondeo a más de 3.500 personas, las personas que se declaran satisfechas con su vida tienen una mejor percepción de su salud que los que consideran que no son felices -del 82 % frente al 44 %-. Además, desde el 2007 se hace cada vez más evidente una mayor conciencia hacia los hábitos de vida saludables en lo que se refiere al ejercicio físico y la alimentación. De esta forma, el 83 % de los preguntados realiza alguna actividad física, en contraste con el 79 % que se mantenía en forma en el 2010 y el 72 % que se cuidaba en el 2007.

Asimismo, el divulgador científico Eduardo Punset, encargado de presentar el informe, ha advertido de que existe un «problema grave» en lo que se refiere a los niveles de estrés, ansiedad y nerviosismo, reacciones fisiológicas que han aumentado desde el inicio de la crisis económica del 19 al 25 %. Lo mismo sucede con el insomnio -del 8 al 13 %- y la depresión -que ha pasado del 4 al 9 %-.

Importancia de los seres queridos

«Vale más un buen amigo que cualquier fármaco», ha sentenciado Punset, recordando que la mayoría de las personas que dicen sentirse felices tienen pareja y una mejor relación con los que le rodean. Además, el 80 % de los satisfechos con su vida siente que su familia está orgullosa de ellos y el 79 % se ha sentido profundamente querido por sus padres.

El informe también destaca que los españoles son optimistas en lo que respecta a su situación personal. El 67 % del total considera que su situación mejorará o seguirá igual durante los próximos doce meses. No ven un futuro tan claro, sin embargo, en lo que se refiere al país. Más de la mitad -el 57 %- cree que la situación de española seguirá empeorando.

En cualquier caso, en el perfil de la persona feliz en España sigue resultando fundamental tener un trabajo -el 82 % de los empleados se consideran felices-. Y esto, además de estar relacionado con la satisfacción personal. enlaza directamente con los ingresos en sus cuentas corrientes. Punset ha explicado que cuando el nivel de vida es inferior al marcado como «nivel de confort» -en torno a los 24.000 euros anuales para una familia de cuatro miembros-, «el dinero es igual a felicidad», una ecuación que no se produce cuando la familia iguala o supera ese límite de «subsistencia». Así, Punset ha reconocido que «la crisis ha tenido una influencia muy importante en el orden de los productos de la felicidad». «Hay una evidencia de que, al haber aumentado el paro, hay más gente que tiene necesidad de dinero y de ello depende en buena parte su felicidad», ha apostillado.

De todas formas, «los intentos de control, por leves que sean, ponen de manifiesto el apabullante principio de que cualquier tiempo pasado fue peor», ha continuado Punset y ha insistido en la importancia de formar parte de un equipo, como primer requisito de la felicidad, ya que «de la soledad no viene nada bueno».

El suelo de la felicidad

El presidente del Instituto Coca-Cola de la Felicidad, Carlos Chaguaceda, ha señalado por su parte que «el nivel de felicidad de los españoles se ha estabilizado» desde el 2010, a pesar de que la situación económica del país ha seguido empeorando. «Hay un suelo para la felicidad de las personas», ha aseverado. En concreto, un 54 % de los españoles se declara «satisfecho» con su vida, por encima del 52 % registrado en el 2010. Sin embargo, se ha producido un «cambio brutal» respecto al 2008 -82 %-, que se debe a un «ajuste de las expectativas vitales», según ha matizado el propio Chaguaceda.

Entre los datos curiosos que se incluyen en el cuestionario, destaca que el 83,8 % de los españoles que dicen ser felices siempre da las gracias; el 69 % recicla en casa; al 65,3 % le gusta conocer a gente nueva; el 66 % siempre celebra su cumpleaños y las fechas señaladas; y al 73 % le encanta escuchar música.

Por último, el estudio segmenta los datos de satisfacción por comunidades autónomas. Así, Extremadura, Aragón y Cantabria tienen a los ciudadanos más felices -con el 64, 61 y 60 % de respuestas positivas-, mientras que Castilla-La Macha -con un 52 % de personas felices- ocupa el último puesto de este gráfico.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

El dinero desbanca a la salud como prioridad para ser feliz