Karl Lagerfeld presentó una colección de Chanel colorida como una galería de arte

Las modelos desfilaron en un decorado apocalíptico: un teatro destruido


Hay blanco y negro, que no pueden faltar tratándose de Chanel, pero también colores muy alegres: Karl Lagerfeld presentó este martes una colección prolífica y llena de frescura en el Grand Palais, convertido en galería de arte.

El desfile de Chanel es uno de los más esperados de la Semana de la moda de París, sobre todo porque Lagerfeld siempre sorprende con puestas en escena muy creativas.

Para la alta costura, en julio pasado, las modelos desfilaron en un decorado apocalíptico, un teatro destruido. Para el prêt-à-porter primavera-verano 2014, Lagerfeld creó una galería de arte dedicada a Chanel, con decenas de obras pintadas por él mismo. «Es a la vez una broma y algo muy en serio», explicó el diseñador tras el desfile.

Una pintura de un azul profundo retoma el aspecto de la bandera europea, salvo que en el centro está el logo de Chanel, con las dos «C» entrelazadas y a su alrededor hay doce frascos de perfume Chanel Nº5.

Una modelo de cera está acostada boca abajo, desnuda. Un espejo permite ver su entrepierna, disimulada por una camelia, la flor de Chanel.

La camelia también está en las pinturas. «Las he pintado yo mismo. (...) Lo hice todo yo. Me llevó un mes y medio este verano. Fue un lindo verano», explicó el creador.

Las modelos desfilan en medio de las obras, con peluca y maquillaje muy colorido en los ojos. Y sin duda lo que uno se lleva de este desfile son los colores.

Hay colores pastel suaves y tonos más vivos y alegres. Los estampados son «como pinceladas», destaca Lagerfeld, explicando que hay más de 150 colores.

«340 metros es un largo trecho»

Algunos de los vestidos son prolongados por piezas de encaje. Y aparecen otra vez las camelias. También llamaron la atención las faldas largas beige, delicadamente transparentes y muy elegantes.

Lo mismo las chaquetas negras y blancas, que parecen livianas en su sencillez y que sin duda tendrán mucho éxito en las tiendas. Hay juegos de simulación en las formas, como ese short disfrazado de falda tableada.

Entre las siluetas destacó un pantalón azul marino con ancho cinturón rosa y negro, que combina con la parte de arriba, o unos pequeños vestidos, adorables.

Karl Lagerfeld también incluyó en su desfile nuevas carteras con toques fluo o incluso unas mochilas tipo escolar con graffitis. «Hay muchas ideas» en este desfile, destacó la ex modelo estrella de Chanel, Ines de la Fressange, maravillada por «todo ese colorido». La cantante Katy Perry también estaba en primera fila, al igual que Vanessa Paradis, admiradora de Chanel.

Y como Lagerfeld nunca hace las cosas como los demás, no se contentó con saludar desde la punta de la pasarela sino que la recorrió por completo, lentamente. «340 metros es un largo trecho. Era una galería gigantesca», dijo el diseñador tras el desfile, alternando besos a los famosos con entrevistas en inglés, francés y alemán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Karl Lagerfeld presentó una colección de Chanel colorida como una galería de arte