El presidente de Irlanda, Michael Higgins, veranea en Porto do Son

No ha pasado desapercibido pese a parecer un visitante más, asiduo de las terrazas y los paseos junto al mar


Nada menos que un jefe de Estado es el veraneante más ilustre que este agosto se ha dejado caer por el municipio coruñés de Porto do Son. Michael Higgins, presidente de Irlanda, pasa unas semanas de vacaciones en esta pequeña localidad costera, en la que, pese a confundirse entre los vecinos como un visitante más, asiduo de las terrazas y los paseos junto al mar, no ha pasado desapercibido. Es su primera experiencia estival en Galicia, pero podría no ser la última: «Me gusta mucho esta parte de España».

De hecho, su visita a Porto do Son tiene una finalidad concreta -aparte de disfrutar del paisaje y la gastronomía-, y es mantener su nivel de español. El verano pasado asistió a clases de castellano en Santander, y este año quiso probar el estío gallego para practicar la lengua de Cervantes. «Sin practicar es muy difícil retener el nivel», explicaba ayer cuando se disponía a relajarse en una terraza de la plaza de España sonense.

En su caso, además, la cuestión del idioma no es un asunto baladí o de cultura general, sino que forma parte de su trabajo. Es más, pese a tratarse de un viaje privado que realiza con su familia, el tiempo que pasa en Porto do Son no lo dedica únicamente a descansar: «En este momento preparo las reuniones de octubre en América Central, en México, El Salvador, Nicaragua, en Costa Rica... Así que estoy mucho tiempo escribiendo, preparando y leyendo mis papeles en el piso».

Sin embargo, el jefe de Estado irlandés también aprovecha su estancia para conocer la zona, y quien más y quien menos en Porto do Son sabe ya de su presencia e incluso de sus costumbres: las terrazas y restaurantes que frecuenta, las horas a las que es fácil encontrárselo por la calle, sus caminatas por el paseo marítimo... Incluso se ha prestado para fotografiarse con los vecinos que se lo han pedido. La mayoría de los que han tenido oportunidad de tratar con él destacan su cercanía.

Es posible, según explicó ayer él mismo, que la próxima semana se le vea menos por la villa sonense porque prevé visitar otros puntos de la comarca barbanzana.

En familia

Además de la escolta responsable de su seguridad, Michael Higgins llegó a Porto do Son acompañado de uno de sus cuatro hijos, y la semana que viene se sumarán a las vacaciones los demás para disfrutar en familia del tiempo de asueto que aún le queda por delante. El presidente irlandés tiene previsto abandonar su retiro estival en Galicia a finales de este mes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
40 votos

El presidente de Irlanda, Michael Higgins, veranea en Porto do Son