Coca-Cola lanza una campaña para asegurar que sus componentes son seguros para la salud

Uno de sus ingredientes, el aspartamo, está considerado como el causante de que «la gente sienta hambre, especialmente de azúcar»


La caída en las ventas de los productos dietéticos de Coca-Cola ha provocado que la compañía lance una campaña publicitaria en Estados Unidos en la que asegura que sus bebidas sin azúcar, endulzadas con aspartamo, son seguras para la salud.

Los anuncios, que aparecerán en los principales periódicos del país, muestran a una pareja de mujeres riendo con una botella de Coca-cola light en la mano, junto a un texto que reza, «los productos de calidad siempre te hacen sentir bien». Además, en el cartel también se dice que «la seguridad del aspartamo es respaldada por más de 200 estudios en los últimos 40 años.»

Pero esta frase no ha sido aprobado por los científicos que no consiguen coincidir sobre si esta sustancia, aprobada en la década de 1980, es segura a largo plazo para el consumo humano. Karen Congro, nutricionista y directora del Programa de Bienestar para la vida humana en el Brooklyn Hospital Center.ha dicho que «a pesar de las afirmaciones de Coca-Cola y otras empresas sobre la seguridad del aspartamo, todavía no conocemos sus efectos a largo plazo».

En estos momentos no sólo Coca-cola sufre la caída de las ventas, toda la industria de los refrescos se enfrenta a esta disminución, pues son muchos los que culpan a las bebidas azucaradas de la epidemia de obesidad en el país. De esta forma, las ventas de Coca-Cola 'light' cayeron 3% en 2012 en comparación con el año anterior, y las de Coca-Cola un 1%, según Beverage Digest. Mientras tanto, Pepsi cayó 3,4% y Diet Pepsi, 6,2%.

Un hecho que también ha querido destacar la directora del Programa de Bienestar, pues en las últimas investigaciones realizadas se puede observar que las personas que consumen edulcorantes artificiales para seguir una dieta en realidad pueden terminar queriendo consumir más calorías por ello «hay una creciente reacción en contra, no sólo de los refrescos dietéticos, sino de todos los productos con edulcorantes artificiales y otros ingredientes artificiales».

«Es posible que el cerebro reaccione a los edulcorantes artificiales en las gaseosas dietéticas y otros productos mediante el envío de insulina, lo que puede hacer que la gente sienta hambre, especialmente de azúcar», agregó.

Según la Administración de Alimentos y Fármacos de Estados Unidos (FDA), el aspartamo «puede ser utilizado con seguridad en los alimentos, siguiendo buenas prácticas de fabricación, como un agente edulcorante y potenciador del sabor».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos

Coca-Cola lanza una campaña para asegurar que sus componentes son seguros para la salud