A la tropa de Rommel le faltaba mili

X. V. G.

SOCIEDAD

Asociaciones históricas recrearon la liberación de París por los aliados

04 ago 2013 . Actualizado a las 12:22 h.

Toneladas de petardos y explosiones, Mercedes de época, tres motos con sidecar, un Jeep, armas con pinta de matar mucho y hasta un blindado estadounidense. Todo en manos de entusiastas de la recreación histórica, que simularon en María Pita la toma en 1944 por los aliados del cuartel general del Ejército alemán en París y guarida del general Dietrich von Choltitz, quien tuvo la decencia de no devastar la capital gala desobedeciendo las órdenes personales del dictador Adolf Hitler.

Ayudados por una banda sonora de película bélica de las de antes y unos efectos sonoros de sobrevuelo de aviones a los que añadieron realismo las gaviotas espantadas, los americanos dieron lo suyo a los alemanes en medio de la orgía de «¡pumpumpums-ratatatatás!» que escupía la megafonía.

Justo antes escapó el mariscal Rommel, embutido en uno de esos uniformes con chaquetón de solapas rojas que justifican que los nazis sigan dando unos malos de película de cuidado.