El Gobierno retira la financiación de las píldoras más modernas

Los anticonceptivos de última generación se pagarán a precio de mercado


Redacción / La Voz

Las píldoras anticonceptivas más vendidas y modernas dejarán de estar subvencionadas por el Gobierno, lo que para algunos expertos consultados por este periódico se puede considerar una «vuelta» al siglo XX en lo que contracepción oral se refiere. El Ministerio de Sanidad informó ayer que a partir del 1 de agosto ocho marcas saldrán de la cartera de fármacos subvencionados: Dretine y Dretinelle (Teva), Drosure y Drosurelle (Effik), Drosiane y Drosianelle (Sandoz), y Liofora y Yira (Bayer). Los precios varían, pero rondan los 15 euros, mientras que hasta ahora las usuarias solo pagan unos 9 por el envase mensual.

Las píldoras afectadas están compuestas por etinilestradiol y drospirenona, una combinación de principios que se conocen como de tercera generación. La gran diferencia con otros productos no es su eficacia ni seguridad -garantizados en los mismos niveles-, sino sus efectos secundarios. Por ejemplo, estos anticonceptivos ayudan a eliminar líquidos -uno de los problemas de los que se quejaban las usuarias de los fármacos anteriores-; reducen el acné y generan menos grasa en la piel o el pelo. Por eso son los más demandados de su grupo, se calcula que la mitad de las consumidoras de píldoras los toman, aunque los datos de Galicia en ese sentido los dará a conocer hoy el Colegio de Farmacéuticos.

Desde el Ministerio de Sanidad ayer se reconocía el cambio de la financiación, aunque se hacían dos salvedades: por una parte, la Seguridad Social sigue subvencionado 23 presentaciones de diez píldoras y, por otra, se culpa a los laboratorios de no aceptar los precios que le ofrecía el ministerio.

De lo primero, es decir, de los fármacos todavía en el sistema de descuentos, Sanidad enumera Ovoplex y Loette (Pfizer), Rigevidon y Azalia (Gedeon), Linelle (Teva), Levobel y Debunica (Laboratorios Effik), Cerazet (MSD), Desogestrel (Cinfa) y Desogestrel/Etinestadiol (Mylan), este último considerado anticonceptivo de tercera generación. Fuentes consultadas por este periódico indican que efectivamente se trata de fármacos útiles y muy baratos (por debajo de los cinco euros), pero no tan consumidos como los retirados de la financiación.

Estos, se recordaba ayer, se incluyeron en la cartera de Sanidad después de la aprobación de la ley del aborto en el año 2010, ya que la norma obligaba al Gobierno a aumentar la oferta subvencionada de anticonceptivos para facilitar a las mujeres su control de natalidad y evitar embarazos no deseados.

Votación
4 votos

El Gobierno retira la financiación de las píldoras más modernas