Una clínica de reproducción asistida recoge firmas para llevar al Congreso una iniciativa legislativa que permita elegir el sexo de los hijos

Actualmente, la Ley sobre técnicas de reproducción humana asistida solo permite la selección en caso de enfermedades ligadas al sexo


La clínica de reproducción asistida Cefer, con el apoyo de la asociación nacional ANACER, ha anunciado el inicio de una campaña para recoger las 500.000 firmas necesarias para llevar al Congreso de los Diputados una iniciativa legislativa popular que permita la libre elección del sexo de los hijos mediante el diagnóstico genético implantacional. Actualmente la Ley sobre técnicas de reproducción humana asistida, aprobada en el 2006, sólo permite la selección de género del embrión en caso de enfermedades ligadas al sexo, como la hemofilia, el daltonismo o la distrofia.

En estos casos se utiliza la fecundación «in vitro» para transferir al útero el embrión del género deseado, información que se obtiene a través de un diagnóstico genético preimplantacional que permite conocer los cromosomas sexuales.

Por ello, el director médico de Cefer, Simón Marina, cree que debe generalizarse esta posibilidad, como ya sucede en otros países como Estados Unidos, República Checa o Bélgica, ya que «no atenta contra nadie ni nada» y, sin embargo, haría «muy feliz» y permitiría «cumplir un sueño» a quienes sí quieran elegirlo. «Es tan legítimo como operarse de miopía para quitarse las gafas o cualquier operación estética», ha añadido el andrólogo de dicho centro David Marina, que recuerda que la técnica utilizada es segura y ya se usa con otras indicaciones.

Para ver la receptividad de la sociedad ante esta libre elección de sexo, la clínica ha llevado a cabo una encuesta a más de 400 personas que ha revelado que el 80 por ciento está en contra de esta prohibición. No obstante, el porcentaje de quienes optarían por seleccionar el sexo de sus hijos es algo menor, ya que sólo uno de cada cinco (21%) lo haría si fuera legal.

Además, ha añadido Marina, de las consultas que reciben el 80 por ciento proceden de parejas que buscan un tercer hijo del sexo opuesto al de los dos que ya tienen, lo que garantiza que «no se van a producir desigualdades de género» por ofrecer esta posibilidad. «En España se valora por igual a un niño que a una niña, no estamos en China», ha dicho.

«No hay argumentos para prohibirlo»

Por ello, entiende que «no hay un argumento de peso para prohibirlo», y lamenta que actualmente aquellas parejas que sí quieren elegir el sexo de sus hijos tengan que ir a otros países para conseguirlo, ya que en España se considera una «infracción muy grave» que, aunque no está tipificada como delito penal, conlleva una sanción administrativa que puede derivar en el cierre de la clínica que lo practique

En Estados Unidos, quienes quieren elegir el sexo de su bebé han de pagar unos 20.000 euros por someterse a esta técnica. No obstante, ha añadido el portavoz de la Asociación Nacional de Clínicas de Reproducción Asistida (ANACER), José Codesido, en España el precio sería mucho menor y podría rondar los 8.000 o 9.000 euros. La recogida de firmas se hará a través de los centros de Cefer y a través de su página web, y tienen hasta noviembre para alcanzar el número necesario para poder registrar la iniciativa en el Congreso, aunque la decisión final sobre el cambio normativo dependerá de los grupos parlamentarios, con quienes de momento no han hablado. «Les hemos mandado cartas para conocer su postura, pero aún no hemos recibido respuesta», ha dicho Marina, que confía en que la iniciativa cuente con el respaldo suficiente de la población. «Quizá haya una demanda oculta, de gente que no lo rechaza o ni lo contempla porque ni siquiera sabe que se puede hacer», asevera.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

Una clínica de reproducción asistida recoge firmas para llevar al Congreso una iniciativa legislativa que permita elegir el sexo de los hijos