Magdalena de Suecia y Christofer O Neill se dan el sí quiero

Su boda constituye sel segundo enlace real en tres años, tras la de su hermana mayor y heredera al trono


La princesa Magdalena de Suecia contrajo este sábado matrimonio en Estocolmo con el financiero estadounidense Christopher O'Neill, en una ceremonia que constituye la segunda boda real en tres años, tras la de su hermana mayor y heredera del trono, Victoria. En la capilla del Palacio Real sueco, entre una canción de Marie Fredricksson -voz femenina del dúo Roxette- y los deseos de felicidad de su hermana Vitoria, Magdalena de Suecia se convirtió en esposa de O'Neill vestida con un traje de encaje de Valentino.

En su idioma natal ella y en inglés él, la pareja intercambió los votos matrimoniales en una nueva versión menos mediática de la ceremonia nupcial protagonizada hace tres años por la heredera, Victoria, y su esposo, Daniel. Los reyes, Carlos Gustavo y Silvia, y su único hijo varón, Carlos Felipe, así como los herederos de los tronos de Noruega y Dinamarca -Haakon y Federico, con sus respectivas esposas Mette-Marit y Mary-, ocuparon los lugares más destacados en la parroquia de la casa real sueca.

El llamado «club de los jóvenes príncipes escandinavos» tuvo un protagonismo casi absoluto de la ceremonia, celebrada en un Estocolmo, donde lucía un sol radiante. No acudieron, al parecer por razones de agenda, ni representantes de la casa real española ni tampoco de la holandesa, pero sí lo hicieron Guillermo y Stephanie de Luxemburgo, y Maria Chantal y Pablo de Grecia, entre otros miembros de las monarquías europeas.

Charlène de Mónaco acudió sola, sin el príncipe Alberto

Las miradas se concentraron, sin embargo, en Charlène de Mónaco, espléndida pero sola, sin el príncipe Alberto, lo que reabrió los comentarios sobre una eventual crisis en la pareja. La ausencia del príncipe se explicó en otro compromiso -una fiesta en un club náutico-, pero era la segunda ocasión solemne en la que aparecía sólo uno de los dos, después de que Alberto acudiera sin Charlène a la entronación de Guillermo Alejandro y Máxima de Holanda. El otro foco de los comentarios fue la novia de Carlos Felipe, Sofia Hellqvist, una actriz con pasado erótico que protagonizará en breve la siguiente boda real en Estocolmo.

La boda de Magdalena de Suecia, de 30 años y cuarta en la línea de sucesión al trono del rey Carlos Gustavo, fue oficiada por Lars-Göran Lönnemark, obispo emérito, y por Michael Bjerkhagen, predicador de la congregación de la corte sueca. Los medios describieron la ceremonia como sobria y alegre, marcada por las sonrisas de la pareja y sus familiares, en la hermosa capilla que apenas ha sufrido retoques desde su inauguración en 1754.

La boda de Victoria, en el 2010, tuvo lugar en la catedral, pero en esta capilla se han celebrado hasta ahora cinco bodas reales, la última en 1974 entre la princesa Cristina, tía de Magdalena, y Tord Magnusson, así como el bautizo de Estela, hija de Victoria y Daniel. A la ceremonia siguieron veintiuna salvas, disparadas desde las cercanas instalaciones militares de Skeppsholmen, más el tradicional cortejo en carroza por Estocolmo, bajo el sol y a 25 grados, lo que propició la presencia de miles de ciudadanos a su paso.

Con la boda de Magdalena de Suecia y Christopher O'Neill culmina una relación que comenzó hace dos años en Nueva York. En Chris O'Neill Magdalena encontró a su alma gemela, según ha afirmado ella misma, y con él recuperó la alegría desde la Gran Manzana, donde empezó colaborando en World Childhood -ONG auspiciada por la reina Silvia-. Tras la boda, la pareja tiene previsto regresar a Nueva York, ya que Magdalena quiere continuar con su trabajo y O'Neill con el suyo en el mundo de las finanzas, por lo que ha renunciado a recibir un título real.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Magdalena de Suecia y Christofer O Neill se dan el sí quiero