El timo del mamut clonado

La recuperación de esta especie extinguida, que se anuncia cada año, es inviable por la degradación que se produce en el ADN celular

Un equipo ruso-coreano anunció esta semana que había hallado sangre de un mamut.
Un equipo ruso-coreano anunció esta semana que había hallado sangre de un mamut.

Redacción / La Voz

El mamut ha resucitado. Si se hace caso de las informaciones que cada año, con una cierta regularidad, proceden de Rusia esta afirmación sería realidad. Pero no lo es. Cada año una expedición rusa encuentra tejidos de mamut con los que se podrían recuperar células del animal y, a continuación, anuncia el ya manido programa para la clonación de la especie. En esta ocasión han dado una nueva vuelta de tuerca a sus supuestos hallazgos: han encontrado «sangre líquida» y tejidos musculares perfectamente conservados en un mamut hembra.

«Cuando rompimos el hielo, bajo bajo su abdomen fluyó sangre muy oscura. ¿Cómo la sangre pudo permanecer líquida después de al menos 10.000 años? Es el caso más sorprendente que vi en mi vida», se preguntó Semen Grigoriev, el jefe de la expedición, en unas declaraciones reproducidas en medios de todo el mundo. Bien, si fuera así, la recuperación de la especie, teóricamente, parece más cerca, porque la Universidad de Iakutsk, que participa en el equipo, ha suscrito para ello hace más de un año un convenio de colaboración con Hwan Woo-Su, probablemente el científico más desacreditado del planeta después de anunciar en el 2004 una clonación de embriones humanos que se demostró absolutamente falsa.

Todo esto es lo que ha trascendido. Pero, ¿qué base científica tienen sus afirmaciones? A día de hoy ninguna. Es imposible que se puedan recuperar células vivas, con su núcleo intacto, el requisito imprescindible para la clonación, después de miles de años. Primero, porque su conservación fue en hielo, no en nitrógeno líquido, con lo que se formarían cristales que degradarían el ADN, según explica José Luis Jorcano, científico del Ciemat que participó en el infructuoso programa para la clonación del bucardo, una especie ibérica que se extinguió hace solo una década, con lo que debería ser mucho más fácil revivirla que el mamut. «¿Que han encontrado sangre líquida?, si es en un animal congelado me extraña, pero aún así tendrían que demostrar que esas células son viables», precisa Jorcano.

Igual de incrédulo se muestra el genetista Ángel Carracedo, director del Instituto de Medicina Legal de la Universidade de Santiago. «Desde luego, las posibilidades de que esas células puedan ser viables es algo muy remoto», apunta.

ADN fragmentado

«Esta gente -en alusión a los que anunciaron el hallazgo- debe creerse que los mamuts están conservados en nitrógeno líquido, y no es verdad. Son gente que no tiene ningún bagaje en la recuperación de genomas extinguidos y que se salta todo el conocimiento acumulado en paleogenética en los últimos treinta años», explica, con una cierta indignación, Carlos Lalueza-Fox, director del laboratorio de Paleogenómica del Instituto de Biología Evolutiva, una institución que depende del CSIC y de la Universidad Pompeu Fabra. «En esas circunstancias -añade-, el ADN está completamente roto en billones de fragmentos. Tenemos la capacidad de secuenciar genomas antiguos, de leer la secuencia del ADN aunque esté muy fragmentado, pero no podemos generarlos, sintetizarlos, no existe la tecnología El núcleo, como en cualquier muestra de ese tipo, está completamente degradado y no hay células vivas».

Más tranquilo, pero igual de escéptico se muestra José Luis Jorcano. «Es muy complicado, cuando no imposible, clonar un mamut», advierte. Aun suponiendo que el ADN estuviera en un estado aceptable y se pudiera recuperar, la célula debería ser viable y mantener su núcleo intacto. Luego, el paso siguiente, sería encontrar un óvulo, para introducir el núcleo de la célula del mamut, de una especie genéticamente parecida y que se reprogramase adecuadamente. En este caso sería una elefante de la India, similar al animal prehistórico, sí, pero con un salto de miles de años.

«Falla la cultura científica»

Más tarde habría que encontrar a otra elefanta para preñarla. Aun así, las posibilidades de que la gestación se llevase a término son muy, muy reducidas. En el hipotético e imposible caso de que la elefante tuviera la cría mamut, sus posibilidades de supervivencia también serían mínimas.

Para Carlos Lalueza-Fox, sin embargo, la cuestión es otra. «¿Cómo es posible -se pregunta- que cada año salgan noticias como esta en los medios de todo el mundo cuando no existe ningún proyecto serio ni sus afirmaciones están avaladas por ninguna revista científica?». Y también da la respuesta: «es una muestra de que la cultura científica falla».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
11 votos

El timo del mamut clonado