Temen que la falta de sueño infantil podría confundir el diagnóstico


Los niños de la actualidad duermen una hora y veinte minutos menos que aquellos que vivieron hace un siglo, y esta falta de sueño está detrás del aumento constante de diagnósticos de TDAH entre los menores. Esta es la teoría de Charles Czeisler, profesor de la Escuela de Medicina de Harvard y experto mundial en medicina del sueño, y que acaba de publicar en la revista Nature.

Según Czeisler, los niños no solo descansan muchas menos horas entre semana, cuando tienen colegio, sino que los fines de semana no recuperan el tiempo perdido. Esto hace que los «niños se vuelvan hiperactivos, tengan dificultades para concentrarse» y esta deficiencia de sueño «puede confundirse con el trastorno por hiperactividad, que se diagnostica en el 19 % de los niños de Estados Unidos en secundaria».

La teoría de Czeisler no se limita a los niños. Según el especialista, la invención de la electricidad ha alterado de forma irremediable los ritmos circadianos del hombre, porque «la luz afecta a estos ritmos con más fuerza que cualquier droga». El investigador apunta que el pico diario de energía del ser humano no se sitúa a primera hora del día, como pudiera parecer, sino a media tarde. Posiblemente «el objetivo era que el hombre aguantase despierto las últimas horas del día, hasta el anochecer». Pero como ahora no anochece si uno no quiere, se retrasa la aparición de la secreción de melatonina, la hormona que induce el sueño y que muchas personas tienen alterada desde jóvenes.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
1 votos
Tags

Temen que la falta de sueño infantil podría confundir el diagnóstico