Los casos de enfermedad de Crohn y colitis ulcerosa en niños se multiplican por 10 en los últimos 25 años

Europa Press

SOCIEDAD

Cada año se producen aproximadamente unos 7.500 nuevos casos al año, el 10 % de los diagnósticos pediátricos se da en menores de cinco años

23 may 2013 . Actualizado a las 11:36 h.

En los últimos está aumentando en España el número de casos de enfermedad inflamatoria intestinal, tanto enfermedad de Crohn como colitis ulcerosa, cuyo diagnóstico se produce cada vez a edades más tempranas, como muestra que el número de niños con estas patologías se haya multiplicado por 10 en los últimos 25 años. Así lo ha alertado el Grupo Español de Trabajo en Enfermedad de Crohn y Colitis Ulcerosa (GETECCU) y la Confederación de Asociaciones de Enfermos de Crohn y Colitis Ulcerosa de España (ACCU España) con motivo del Día de la enfermedad inflamatoria intestinal que se celebra el próximo lunes 27 de mayo. Actualmente hay en España unos 200.000 afectados por esta enfermedad, caracterizada por la inflamación crónica del colon (caso de la colitis ulcerosa) o de cualquier parte del tubo digestivo (como sucede en la enfermedad de Crohn) y cada año se producen aproximadamente unos 7.500 nuevos casos al año.

Aunque la edad de diagnóstico suele darse en la adolescencia y la primera etapa de la edad adulta, entre los 15 y 40 años, uno de cada diez nuevos casos son niños menores de 15 años. «Es una enfermedad propia de los países desarrollados», ha explicado el gastroenterólogo del Hospital Clínico Lozano Blesa de Zaragoza y presidente de GETECCU, Fernando Mogollón, que reconoce que «hay muchos factores que intervienen y que cambian la relación entre los genes, los bichos que tenemos en nuestro intestino, como la dieta que comemos y el ambiente en que vivimos. Y en personas con una determinada predisposición genética, esto resulta en una inflamación». Esto hace que se estén dando casos en niños «cada vez más pequeños». De hecho, el 10 por ciento de los diagnósticos pediátricos se da en menores de cinco años.

Además, también se están comenzando a detectar casos en hijos de personas que padecen una enfermedad inflamatoria intestinal, ya que «tienen un poquito más de riesgo» de desarrollar la enfermedad que la población general (entre un 8 y 10% si los dos progenitores la padecen, y un 3% si sólo es uno de los padres) «Aunque no es una enfermedad hereditaria, hay unos factores genéticos que predisponen a su aparición y que, si se heredan, pueden favorecer que la enfermedad aparezca», reconoce este experto.