Soraya matiza a Gallardón e insinúa una vuelta a la ley del aborto de 1985

La intervención de los padres de las menores en el proceso es otro de los puntos que cambiará la nueva norma


Madrid

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado hoy que el aborto «es siempre un fracaso de todos» y ha pedido «sensibilidad» al tratar este asunto, «porque es un debate en el que se mezclan muchas cosas y muchas opiniones».

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, la vicepresidenta ha abogado por la necesidad de incidir en la formación y la información, ya que no cree «que sea un momento de la vida que a uno le resulte grato». «Pido a todos que hagamos un debate sereno, con argumentos jurídicos y serios», ha solicitado Sáenz de Santamaría, quien ha insistido en ser «muy rigurosos».

Sáenz de Santamaría ha calificado de «novedoso» el modelo introducido en la ley aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ya que suponía un cambio respecto al que el Tribunal Constitucional (TC) había considerado «acertado» (el de la ley de 1985), que buscaba el equilibrio entre la situación de la madre y del embrión. Ambos, según ha explicado, son dos bienes jurídicamente protegidos «y hay que determinar en qué supuestos se conectan uno y otro». La vicepresidenta ha reiterado que la reforma que prepara Justicia r spetará la doctrina del Tribunal Constitucional (TC), «conforme a la primera ley» que, según ha recordado, estuvo vigente hasta la pasada legislatura.

Ha insistido también en que la nueva norma dará cumplimiento a un compromiso del PP sobre «la intervención de los padres en los abortos de las jóvenes de 16 a 18 años».

«Siempre dijimos que no estábamos de acuerdo en que estas menores vivieran el proceso solas sin el concurso de sus padres», ha dicho Sáenz de Santamaría. «Doctrina del Tribunal Constitucional y autorización, sobre todo, participación, de los padres en el proceso», ha resumido la vicepresidenta.

Respecto a si el Gobierno comparte la postura del ministro Alberto Ruiz-Gallardón de suprimir la malformación del feto como supuesto para abortar, la vicepresidenta ha recordado que el Ministerio de Justicia es el encargado de elaborar la norma, «que cuando se presente y se apruebe será un proyecto de ley del Gobierno».

En cuanto a si comparte la opinión de la diputada del PP Beatriz Escudero, quien aseguró que las mujeres que abortan son las que menos formación tienen, ha respondido que no le corresponde a ella valorar las posiciones de los grupos parlamentarios, ni su defensa.

Sáenz de Santamaría ha calificado de «novedoso» el modelo introducido en la ley aprobada por el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero, ya que suponía un cambio respecto al que el Tribunal Constitucional (TC) había considerado «acertado» (el de la ley de 1985), que buscaba el equilibrio entre la situación de la madre y del embrión.

Sáenz de Santamaría también ha explicado que el Gobierno está analizando la convención de derechos de las personas con discapacidad de la Naciones Unidas, que España ratificó en abril de 2008, y los compromisos que supone respecto al aborto

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

Soraya matiza a Gallardón e insinúa una vuelta a la ley del aborto de 1985