Una enfermedad que resiste en Afganistán, Nigeria y Pakistán


La poliomielitis es una enfermedad contagiosa que afecta al sistema nervioso. La produce el virus poliovirus, que se transmite a través de secreciones respiratorias o por la ruta fecal-oral. Por este motivo, la contraen especialmente los niños entre 5 y 10 años, en países de climas templados. En su forma aguda, la polio causa inflamación en las neuronas motoras de la médula espinal y del cerebro y conlleva parálisis, atrofia muscular y a menudo deformidad. En el peor de los casos puede causar parálisis permanente o la muerte, al paralizarse el diafragma.

La enfermedad es prevenible a través de la vacunación y gracias a los importantes avances producidos en los últimos años actualmente se contabiliza el menor número de casos de polio de la historia.

La Iniciativa Global para la Erradicación de la Polio (GPEI, por sus siglas en inglés) ha desarrollado una estrategia a largo plazo a fin de lograr la erradicación total para el año 2018. La GPEI fue promovida en 1988 por los gobiernos de los países, la Organización Mundial de la Salud (OMS), Rotarios Internacionales, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) y el Fondo de Nacionales Unidas para la Infancia (Unicef), y apoyada por aliados clave que incluyen a la Fundación Bill & Melinda Gates y Carlos Slim.

Desde su lanzamiento, la incidencia de polio se ha reducido en más de un 99 %. En 1988, más de 350.000 niños quedaban paralíticos cada año en más de 125 países donde la polio era endémica. En el 2012, sólo 223 casos nuevos fueron reportados y la enfermedad es endémica ya sólo en tres países: Nigeria, Pakistán y Afganistán.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Una enfermedad que resiste en Afganistán, Nigeria y Pakistán