El papa Francisco deja «provisionalmente» a Bertone como secretario de Estado

El nuevo pontífice se reunirá el próximo sábado con Benedicto en Castel Gandolfo

El papa se mostró muy cariñoso con Bertone en la recepción a los cardenales.
El papa se mostró muy cariñoso con Bertone en la recepción a los cardenales.

roma / enviado especial

Tal y como vaticinó Federico Lombardi al día siguiente de la elección en el cónclave, el papa Francisco ha expresado su voluntad de que los jefes de los dicasterios de la curia, así como también los secretarios y el presidente de la Pontificia Comisión del Estado de la Ciudad del Vaticano, prosigan, «provisionalmente», en sus respectivos cargos. El portavoz lo anunció advirtiendo que el pontífice hace uso de la figura donec aliter provideatur (hasta que se disponga otra cosa).

«El santo padre desea reservarse un cierto tiempo para la reflexión, la oración y el diálogo, antes de cualquier nombramiento o confirmación definitiva», explica la Santa Sede. De esta forma, Tarcisio Bertone mantiene de momento su puesto como secretario de Estado, pese a que representa aquello que los cardenales han querido cambiar dando su apoyo al argentino Bergoglio: el excesivo poder de Roma en la Iglesia.

Todo indica que el papa Francisco no quiere entrar como un elefante una cacharrería en el Vaticano, y menos aún sin haber tomado posesión del ministerio petrino, ni consultado con su antecesor en el cargo, Benedicto XVI. El nuevo papa se reunirá con él el próximo sábado, víspera del Domingo de Ramos, que marca el inicio de la Semana Santa. La cita será en Castel Gandolfo, adonde Francisco se trasladará en helicóptero, del mismo modo que hizo Benedicto el día de su renuncia. Llegará al mediodía y después almorzarán juntos, con lo que se supone que tendrán tiempo para ponerse al día de todo lo que afecta a la Iglesia y sus estructuras.

La Santa Sede informó también de que mañana el papa tendrá un encuentro con la presidenta de la República de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, en la casa de Santa Marta. El pontífice ha querido que la primera audiencia que concede a un jefe de Estado sea a su compatriota, que viajará acompañada de un séquito de doce personas. Entre ellas figuran representantes de la Conferencia Episcopal Argentina, en el ojo del huracán por la polémica sobre el papel de la Iglesia durante el régimen militar.

El juez argentino Germán Castelli, uno de los magistrados en el juicio por el secuestro y tortura de dos curas jesuitas en Argentina durante la dictadura, afirmó que el tribunal desechó por falsas las acusaciones respecto a que Bergoglio hubiera «entregado» a ambos religiosos, según publicó La Nación.

El primer jefe de Estado que recibirá es Cristina Fernández

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
18 votos

El papa Francisco deja «provisionalmente» a Bertone como secretario de Estado