El fraude de la carne de caballo llega a Chequia y Hong Kong

La multinacional brasileña JBS frena la importación de bovino europeo


Redacción / La Voz

El fraude de la carne de caballo en productos etiquetados como bovino se internacionaliza. Hong Kong retiró ayer la lasaña Findus de la cadena de supermercados ParknShop. Las autoridades sanitarias de ese país advirtieron a los consumidores del engaño, pero también de que «no se sabe aún si la carne incluye analgésicos veterinarios».

También en la República Checa se ha retirado una lasaña congelada. Los responsables de Inspección Agrícola colgaron en su portal de Internet un comunicado en el que explican que los análisis permitieron detectar carne de caballo en lasañas de la marca Nowaco, con origen en Luxemburgo.

En Brasil, JBS, la matriz de la sociedad belga JBS Toledo, implicada en el caso de la pasta Buitoni (Nestlé), ha decidido suspender las importaciones de carne europea hasta que no se aclare la situación y se depuren responsabilidades.

Y en Bélgica, sus ciudadanos llevan varios años comiendo carne fresca de caballos no aptos para el consumo, según la revista Moustique. Tal y como detalla la publicación, el caso está en los tribunales desde el año 2011, con un distribuidor y varios veterinarios acusados de comercializar la carne sin certificar porque, presuntamente, procedía de animales enfermos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

El fraude de la carne de caballo llega a Chequia y Hong Kong