La máquina de Dios se toma un respiro

La potente infraestructura permanecerá inactiva durante dos años para someterse a trabajos de renovación y mejora


Redacción / La Voz

Después de tres años de funcionamiento, aunque no ininterrumpido, y de abrir nuevas puertas a la física, el Laboratorio Europeo de Física de Partículas (CERN) ha dado un descanso al gran acelerador de partículas (LHC), coloquialmente conocido como la máquina de Dios. La potente infraestructura, en la que chocan haces de protones a una velocidad próxima a la de la luz y con una energía capaz de recrear los instantes posteriores al Big bang, permanecerá inactiva durante dos años para someterse a trabajos de renovación y mejora. Después de esta pausa tendrá capacidad para superar todos los límites y alcanzar una energía de 14 teraelectronvoltios, casi el doble de la actual, con lo que, teóricamente, llevará a la física a otra dimensión.

Pero, pese a funcionar hasta ahora a medio rendimiento, el LHC ya ha superado todas las expectativas. Su mayor contribución fue el hallazgo, con una certeza cercana al 99,9 %, del bosón de Higgs, la partícula divina que origina la masa y sobre cuya presencia, hasta ahora teórica, se había sustentado el modelo estándar de la física.

«Tenemos todas las razones para estar muy satisfechos de los primeros tres años de explotación del LHC», subrayó ayer Rolf Heuer, el director general del CERN. «La máquina, los experimentos, las instalaciones informáticas y todas las infraestructuras -añadió-, han funcionado extremadamente bien y ahora tenemos un descubrimiento científico mayor».

El hecho de que el acelerador permanezca parado no significará, sin embargo, que los científicos que están a su cargo queden ociosos. Más bien al contrario. Ahora tendrán la oportunidad de analizar los 100 petabytes de datos almacenados tras la colisión de las partículas. Equivalen a guardar películas de alta definición durante 700 años.

análisis el lhc para durante dos años

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

La máquina de Dios se toma un respiro