San Valentín: El museo del amor roto

Una iniciativa itinerante recorre el mundo recolectando y exponiendo los objetos que quedan como recuerdo de las relaciones rotas, como un original mosaico de historias cotidianas de ese tsunami implacable que es el desamor


La Voz

«La ruptura también es amor, solo que desde un ángulo diferente», ese es uno de los argumentos del artista croata Drazen Grubisic, que, junto a su expareja, Olinka Vistica, es responsable del Museo de los Corazones Rotos de Zagreb y de la muestra itinerante que recorre el mundo recogiendo testimonios del desamor en forma de objetos e historias originales.

De un espray nasal a una cafetera, ropa interior de todas las tallas y colores, una radio, unas rastas, el envoltorio de un bombón o una colección de entradas de cine son algunos de los recuerdos de amores, muchos de ellos trágicos, que visitarán este año ciudades como Colorado, Ámsterdam o Shanghái. La exposición, según sus creadores, pretende ser «un acercamiento positivo» y desde «una perspectiva humana» a las relaciones, pasando por todo tipo de emociones, como «la tristeza, la rabia, la aceptación y también el humor». «Creo que esto es algo real -asegura Grubisic-: trata de lo que son la vida y el amor, alejado de los cuentos de hadas. Solo porque una relación termine no hay por qué olvidarla y deshacerse de todo, porque si existió significa que también hubo buenos momentos».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos
Tags

San Valentín: El museo del amor roto