La Voz

La decisión que tomó ayer el Tribunal Constitucional (TC), de suspender de forma cautelar el cobro de un euro por receta expedida en la comunidad de Madrid, ha sido acogida con satisfacción general. Solo el Gobierno regional estaba a favor de una tasa que entró en vigor el pasado 1 de enero: ni el Gobierno español, del mismo partido, ni los farmacéuticos la deseaban. Tampoco querían esa tasa la oposición -solo CiU, que la aplicó en Cataluña, se mantuvo al margen ayer-, ni los sindicatos, los consumidores o los médicos.

La decisión del Constitucional va en la misma línea que la aprobada el pasado día 15 en Cataluña: suspensión de forma cautelar al admitir a trámite el recurso por invasión de competencias que el Gobierno español ha interpuesto. Según el Ministerio, es él el que fija el precio de los medicamentos para que no haya, como en este caso, distintas tarifas según el lugar en el que vivan los españoles.

El TC tiene cinco meses para decidir si levanta la suspensión de las tasas o prorroga su bloqueo hasta que decida sobre el fondo de los recursos interpuestos por el Consejo de Ministros.

La noticia causó muchas reacciones. Los consumidores de Facua y CECU, que pedían la insumisión de la tasa, entendían que «perjudica a los sectores más débiles de la sociedad, los enfermos y los pensionistas». Los sindicatos CCOO y UGT la consideraban «muy injusta» y los médicos (Icomem) temían que fuese un impedimento para que los pacientes cumpliesen los tratamientos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

El Tribunal Constitucional manda eliminar el euro por receta en Madrid