Guerra fría entre Sanidad y la industria farmacéutica

Daniel Roldán / Colpisa

SOCIEDAD

El Gobierno se jacta del descenso del gasto en medicamentos a niveles de 2004, mientras la patronal recuerda que le deben 3.000 millones

30 ene 2013 . Actualizado a las 22:40 h.

La crisis está provocado que se tensen las relaciones entre diferentes agentes que, hasta hace muy poco, se llevaban razonablemente bien. Un ejemplo es el ámbito sanitario. En el mismo día en que el Ministerio de Sanidad se congratulaba de que la factura de los medicamentos que se usaron en los centros de salud y hospitales durante 2011 fue de 9.769 millones, la más baja desde 2004, la patronal de las farmacéuticas españolas recordaba al Sistema Nacional de Salud (SNS) que les debe mucho dinero.

Farmaindustria cifró en 3.212 millones la deuda que tienen las comunidades autónomas con sus asociadas por los productos que se usan en los centros de salud públicos de toda España.

En este enfrentamiento indirecto, ha aparecido por el medio la subida de los fármacos que dejaron de ser financiados por el SNS al ser sacados de la cartera básica. El director general de Cartera Básica de Servicios y Farmacia, Agustín Rivero, reconoció ayer que algunos productos «Almax», «Pectox», «Flumil» o «Fontasec» habían subido entre un 10 y un 20%. Un porcentaje que el departamento de Ana Mato manejaba cuando decidió excluir estos 417 fármacos de la lista pública.