La medicina personalizada, pese a Watson, arma contra el cáncer

Raúl Romar García
R. Romar REDACCIÓN / LA VOZ

SOCIEDAD

Los oncólogos defienden las terapias adecuadas al perfil genético

18 ene 2013 . Actualizado a las 07:00 h.

James Watson, el codescubridor de la doble hélice de ADN y Premio Nobel, abrió hace unos días la caja de los truenos de la investigación oncológica con un artículo en el que condenaba el papel de los antioxidantes en el tratamiento del cáncer y criticaba una investigación que considera conservadora y demasiado enfocada en los tratamientos personalizados en función del perfil genético del paciente. Los oncólogos han advertido que sobre el papel de los antioxidantes no ha dicho nada que no se supiera y defienden las terapias personalizadas como la mejor forma para abordar la enfermedad.

Fernando Domínguez

«En leucemias se han logrado grandes avances»

Fernando Domínguez, director del Grupo Galego de Investigacións Oncolóxicas, está en parte de acuerdo con Watson, aunque cree que no aporta nada nuevo. «El papel de los antioxidantes para prevenir el cáncer es una hipótesis que se ha manejado, pero que no se ha demostrado», asegura. Por contra, defiende las terapias genéticas personalizadas, que ya han demostrado su eficacia en ciertos tipos de tumores de mama, pulmón, colon y, especialmente, en oncohematología. «En leucemias se han logrado grandes avances», dice.

Manuel Collado

«Sería deseable encontrar una bala mágica, pero no la hay». Manuel Collado, responsable del laboratorio de Células Madre, Cáncer y Envejecimiento del Instituto de Investigación Sanitaria de Santiago, asegura que hace ya tiempo que se sabe que el suplemento con antioxidantes es perjudicial, porque incluso promueven el cáncer. «En el 2007 ya se hizo un ensayo clínico enorme -explica- que se tuvo que parar porque la gente empezó a desarrollar tumores de próstata», Está de acuerdo en que sería deseable desarrollar estrategias que atacasen a todo tipo de tumores, pero eso es lo que se ha hecho durante muchos años y ahora se ha visto que las terapias personalizadas basadas en el perfil genético es un enfoque prometedor que está dando resultados. «Lo deseable sería encontrar una bala mágica que sirviese para todo, pero no se ha encontrado», advierte. Y sí está de acuerdo en innovar en la investigación y apoyar nuevas ideas al margen de la línea en teoría oficial, pero admite que «es difícil mover las estructuras».