El Gobierno de Madrid amenaza con cancelar las vacaciones de Navidad de los médicos

Responde así al anuncio por parte de 120 equipos directivos de centros de salud de que dimitirían si sigue adelante la privatización de ambulatorios

Colpisa

El enfrentamiento entre los médicos y la Comunidad de Madrid subió un punto más de tensión este viernes. El Gobierno regional respondió a las amenazas de dimisión de 120 equipos directivos de centros de salud, que solo se hará efectiva si cesan de sus cargos 136 ambulatorios (la mitad de los que hay en la región) con una revisión de las vacaciones navideñas. «Se revisarán las vacaciones de los facultativos, que están condicionadas a las necesidades del servicio», argumentaron desde la Consejería de Sanidad, que también señalaron que los médicos podrán disfrutar de esos días más adelante.

Era el último movimiento del gobierno de Ignacio González. El penúltimo fue decir que no pasaba nada si esos 136 ambulatorios se quedaban sin el equipo de dirección (formado por un director médico, un responsable de enfermería y otro de la unidad administrativa), ya que la sanidad madrileña cuenta con 70.000 profesionales para hacer frente a estos imprevistos. «Si dimiten los directores de centro, lo lamentaremos mucho pero los sustituiremos inmediatamente. Estos gestores pueden tener su opinión pero no pueden imponer su opinión a todos», apuntó en la Cope Javier Fernández Lasquetty, consejero de Sanidad. Sus palabras no tardaron en ser respondidas por el Colegio de Médicos de Madrid. «Tratar de minimizar la trascendencia y la repercusión que puede tener una posible dimisión en bloque de los directores de centros de salud y jefes de servicios hospitalarios no es acorde con el puesto de responsabilidad que desempeñan», contestó mediante un comunicado. «Cuestionar los criterios clínicos con los que actúan los profesionales sanitarios está fuera de lugar», añadió la organización.

El origen de este conflicto está en la decisión del ejecutivo autonómico de privatizar seis hospitales y 27 centros de salud para ahorrarse al año unos 200 millones. «El año que viene tenemos menos presupuestos. Es imprescindible el ahorro y para ello algunas de las medidas es que algunos hospitales tienen que ser mejor gestionados. Aquí en Madrid tenemos tres hospitales que ya se gestionan así y que funcionan muy bien. La gestión pública directa es un sistema que tiene una rigidez enorme y la ha tenido siempre es un sistema que se inventó para otras cosas no para llevar un centro de salud», explicó Fernández-Lasquetty. «Se gestiona mejor, se compra mejor con mejores precios y eso les permite obtener márgenes más satisfactorios. Sobre esto hay muchas elucubraciones, en los tres gestionados privadamente se están llevando a cabo tratamientos oncológicos muy caros. Si los ciudadanos vieran que no están siendo bien atendidos protestarían», añadió.

«Los médicos hemos mostrado en todo momento nuestro acuerdo con la necesidad de reducción del gasto, siempre dentro de un marco de participación activa en la gestión sanitaria, y nos comprometemos con la consejería y con la ciudadanía madrileña a participar en las medidas de ahorro garantizando la calidad asistencial», le contestó, por su parte, Pedro González, presidente de Asociación de Facultativos Especialistas de Madrid (AFEM).

A la espera de que se completen las 136 firmas, que se presentarían de lograrse el próximo 27 de diciembre, todos los colectivos pidieron tanto a González como al consejero de Sanidad, la necesidad de buscar «una salida consensuada».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
9 votos

El Gobierno de Madrid amenaza con cancelar las vacaciones de Navidad de los médicos