Los católicos alemanes que no paguen el impuesto religioso no podrán recibir los sacramentos

Céline Le Prioux / Afp

SOCIEDAD

Los residentes en Alemania declarados miembros de una religión pagan un diezmo que oscila entre el ocho y el 10% del impuesto sobre la renta

24 sep 2012 . Actualizado a las 20:52 h.

La Iglesia católica alemana ha tomado una medida contundente para castigar a los fieles que la abandonan: a partir de este lunes, quienes no paguen el impuesto religioso estarán privados de acceso a los sacramentos.

Según un sistema creado en el siglo XIX, los ciudadanos residentes en Alemania pueden declararse miembros de una religión o «no religiosos».

En el primer caso, pagan un impuesto que según las regiones asciende a entre 8 y 10% del impuesto sobre la renta. Si luego cambian de opinión, deben hacer gestiones para «salir de la Iglesia».