Un vecino de un pueblo de Cuenca sigue los pasos de Cecilia y se marca un «eccehomo»

Intentó restaurar una fuente en la que habían pintado una cara y acabó estropeándola más


Redacción

Cecilia Giménez ha hecho escuela. Después de que esta vecina de Borja saltase a las portadas de los periódicos y se convirtiese en protagonista de los informativos nacionales a causa de su particular restauración del eccehomo de la iglesia del Santuario de Misericordia, el espíritu artístico de Cecilia traspasa ya las fronteras del pueblo zaragozano más popular del verano. Los «casos Cecilia» proliferan por toda España, mientras en la iglesia de Borja un grupo de expertos estudia cómo devolverle al Cristo su aspecto original. El último amago de «eccehomo» corre a cargo de Jesús, un vecino del pueblo de Cuenca Albalate de Las Nogueras, que, entregado a la labor de arreglar una fuente que construyó su abuelo en 1898, acabó estropeándola más.

Tal y como publica la web de El Correo, la idea se le ocurrió a Jesús cuando, un buen día, fue a lavarse las manos y descubrió una cara pintada en la parte superior de la fuente. «Con mucha ilusión», el vecino de Albacete de Las Nogueras se presentó ante el alcalde, que le dio su permiso, asegura Jesús, para restaurarla y borrar la pintura. Pero el trabajo resultó más difícil de lo esperado. El diluyente no hizo el efecto deseado y, sin otra idea mejor, a Jesús se le ocurrió cortar la parte de la fuente pintada y reemplazarla por un trozo de piedra similar.

Cuando volvió al lugar, los vecinos, en pie de guerra, le impidieron seguir adelante con su labor, amenazándole con pegarle. «Merece que le den un tiro», asegura que le dijeron. Los hechos obligaron al alcalde a interponer una denuncia contra Jesús, alegando que solo le había dado un permiso verbal para limpiar la fuente y que los trabajos para intervenir una manantial público deben aprobarse en pleno.

«Al alcalde le voy a pedir mis disculpas porque me autorizó a borrarlo, yo fui con mucha ilusión a hacerlo y no sé si me guié con la razón o con el sentimiento. Pido disculpas a los que se han molestado en el pueblo y a los vecinos, a los que se han sentido ofendidos», ha indicado Jesús.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
17 votos

Un vecino de un pueblo de Cuenca sigue los pasos de Cecilia y se marca un «eccehomo»