Galicia tiene 1.600 voluntarios en oenegés para el desarrollo

El grupo más numeroso lo componen las mujeres de 25 a 40 años

Lucía, en el Machu Pichu.
Lucía, en el Machu Pichu.

redacción / la voz

Dedicar el tiempo libre, sin remuneración material ninguna, a ayudar a gente que vive a miles de kilómetros de distancia es posiblemente uno de los mejores ejemplos de solidaridad. Galicia tiene 1.600 de estos voluntarios, que mañana celebrarán por todo lo alto el Día Internacional de la Solidaridad.

En la comunidad gallega hay radicadas muchas oenegés para el desarrollo -es decir, que luchan sacar de la pobreza a personas de otros países- y 47 de ellas se agrupan en la Coordinadora Galega de ONG (Cgongd). Desde estas entidades -están Manos Unidas, Médicos do Mundo, Terra de Homes o Panxea, entre otras muchas- se dedica tiempo y esfuerzo para mejorar la vida de poblaciones muy lejanas. Los voluntarios no suelen viajar a los destinos donde desarrollan programas, al menos no de forma habitual. Allí, sobre el terreno, los que están son los cooperantes, que tienen una relación laboral con la oenegé.

Desde Cgongd se dice que no hay un voluntario tipo, aunque las mujeres de entre 25 y 40 años son el grupo demográfico más habitual. Pero se dan pocas coincidencias más. Son personas que viven en ciudades y aldeas, con amplia formación o sin estudios, en paro o con un trabajo absorbente. Las oenegés se dedican a la salud, vivienda, medio ambiente, educación, igualdad... Lo único que tienen en común es su afán por ayudar al desarrollo de otros pueblos desde Galicia.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

Galicia tiene 1.600 voluntarios en oenegés para el desarrollo