Una vecina de un pueblo de Zaragoza restaura el «Ecce Homo» sin permiso y lo destroza

La «reparación» provoca una avalancha de chistes y versiones en Internet

restauracion

La Voz

El «Ecce Homo» ha sufrido una nueva tortura. La imagen que muestra a Jesucristo con la corona de espinas tras ser azotado y humillado ha sido protagonista de una rocambolesca restauración. En la iglesia de Borja (Zaragoza), hay una pintura del rostro de Jesús en uno de los muros. Al parecer, no se encontraba en muy buen estado, pero ninguna institución tomó medidas para repararla. Se les adelantó, según informa el Heraldo de Aragón, una feligresa, que decidió realizar una versión libre, más bien abstracta, pero con poca fortuna. Seguro que algunos vecinos recordaron el dicho de «Virgencita, que me quede como estoy», ante tal chapuza.

En cuanto empezó a circular la noticia por las redes sociales, se disparó el festival del humor. En apenas una hora, había un grupo de Facebook llamado «Restauradores de la Iglesia de Borja» que rozaba los 200 miembros. En Twitter, «Ecce Mono», el nombre con el que los usuarios bautizaron a la «obra» de la vecina, se convirtió en trending topic. Empezaron a circular nuevas versiones del cuadro, que retrataban a Paquirrín, Chuck Norris o Chewbacca, de La Guerra de las Galaxias.

El Centro de Estudios Borjianos, que dio a conocer la noticia y ayer recibió más de 25.000 visitas, manifestó en su blog: «Ignoramos si este incalificable hecho tiene solución, pero de lo que no cabe la menor duda es que alguien deberá adoptar las medidas precisas para que no se repitan actuaciones como ésta que, al margen de sus motivaciones, deben ser contundentemente reprobadas».

A ellos, con razón, no les hizo gracia, pero media España se ha pasado la tarde riendo con el «Ecce Mono».

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
71 votos

Una vecina de un pueblo de Zaragoza restaura el «Ecce Homo» sin permiso y lo destroza