Lapo Elkann y Kate Moss, los mejor vestidos según «Vanity Fair»

EFE

SOCIEDAD

Lapo Elkann y Kate Moss
Lapo Elkann y Kate Moss Volker DornbergerAndy Rain

En la lista, elaborada por importantes profesionales del mundo de la moda, entra este año el príncipe Felipe y sale Letizia Ortiz

21 ago 2012 . Actualizado a las 18:31 h.

El empresario y heredero del imperio automovilístico FIAT Lapo Elkann vuelve a ser el mejor vestido del 2012, según la edición española de la revista Vanity Fair, distinción que comparte con la modelo Kate Moss, en una lista en la que entra el príncipe Felipe y que prescinde, esta vez, de Letizia Ortiz.

Esta lista anual de «los mejor vestidos», que se publica por cuarto año consecutivo, ha sido elaborada por un jurado que integran Frida Giannini, directora creativa de Gucci; la galerista y editora Elena Ocha; los diseñadores Manolo Blahnik y Elena Benarroch, la modelo Nieves Álvarez y la directora de Vanity Fair, Lourdes Garzón.

En la categoría «Hombres» siguen a Elkann el diseñador Tom Ford y el tenista Roger Federer y, por primera vez en la lista y en el décimo puesto, se encuentra el príncipe Felipe.

Kate Moss, que lleva más de dos décadas deslumbrando en las pasarelas, lidera la lista de las mejor vestidas y tras su estela se sitúan Carlota Casiraghi, que asciende varios puestos, y la diseñadora Carolina Herrera. La modelo Linda Evangelista entra este año por primera vez en la lista de Vanity Fair, de la que sale la princesa Letizia.

En la categoría «Hermanos» copan el primer puesto los Casiraghi (Andrea, Pierre, Carlota y Stefano), en la que también se encuentran los hijos de Isabel Preysler, así como los toreros Cayetano y Francisco Rivera.

En el estilo «A mi manera» destacan los aires bohemios de la prometida del príncipe Andrea Casiraghi, Tatiana Santo Domingo, y la indumentaria inigualable de Alaska y Mario Vaquerizo.

«Erótica del poder» es la clasificación en la que se encuentran, entre otras, la presidenta del Fondo Monetario Internacional, Christine Lagarde, o la jueza Mercedes Alaya, que lleva el caso de los ERE fraudulentos en Andalucía.