El pulpo vence a la crisis en su gran fiesta de O Carballiño

La celebración congregó ayer a 80.000 personas en el parque municipal de la villa ourensana


Hasta la meteorología se confabuló ayer con O Carballiño para que la Festa do Pulpo fuese perfecta. Nubes y claros, y una ligera pero refrescante brisa, hicieron más llevadera la habitual aglomeración en la veterana cita gastronómica que, según los organizadores, alcanzó los 80.000 asistentes. La ocasión merecía ese tiempo ideal. Y no solo porque se cumplía la redonda cifra del cincuentenario, ni siquiera por el hecho de que este año la cita sí era de Interés Turístico Nacional -deshecho ya el entuerto que durante décadas hizo creer a los sucesivos responsables municipales que el sello estaba concedido-; sino por el colectivo al que se dedicaba en esta ocasión la fiesta: las pulpeiras de Arcos. «Eles e elas son o verdadeiro motor e a razón de ser desta festa, porque eles forxaron a tradición e foron os primeiros embaixadores de O Carballiño máis alá das nosas fronteiras», recordó el regidor, Argimiro Marnotes, en el acto oficial.

Como resultaba imposible contar con los profesionales en activo, -que estaban ayer más que atareados atendiendo los puestos del recinto oficial del parque municipal y los de las calles de la villa-, hubo que buscar a una jubilada para que recibiese el homenaje. Algo que no fue tarea sencilla, porque tal y como narraba el regidor: «os pulpeiros do Carballiño nacen xa coa arte nas súas mans e nunca se xubilan». La aseveración venía que ni pintada para Herminia Valeiras, la encargada finalmente de recibir en nombre del resto de profesionales ese homenaje. «Teño 89 anos pero son pulpeira dende hai 90, porque a miña nai xa o era cando me levaba no ventre», aseguraba orgullosa tras recibir las felicitaciones de la secretaria Xeral para O Turismo, Carmen Pardo, y un cuadro pintado por Juan Valcárcel. La veterana pulpeira protagonizó también la anécdota de la jornada. El acto oficial se retrasó unos minutos porque Herminia no aparecía en la explanada donde la esperaban las autoridades. Pero no es que hubiese olvidado de la cita, o que se encontrase mal, como especulaba alguno. Herminia estaba esperando tranquilamente sentada en el palco y había pasado desapercibida para todos porque entró por otro lado al recinto: «É que pasei antes polo posto dos fillos, e aínda lles axudei a vender algunhas talladas porque os clientes recoñecéronme e viñeron a saudarme», contaba entre orgullosa y divertida cuando fue descubierta por los encargados del protocolo.

En el 2013, dedicada a Vigo

Mientras los visitantes daban buena cuenta del suculento manjar, el alcalde aprovechaba el acto para anunciar que el año próximo la cita estará dedicada a la ciudad de Vigo, cuyo regidor recibió la noticia en el recinto de la comida oficial recordando la unión que siempre ha existido entre ambas localidades «gobierne quien gobierne en cada uno de los municipios». Abel Caballero agradeció la deferencia del concello carballiñés prometiendo la máxima colaboración con los organizadores de esta sabrosa cita.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos

El pulpo vence a la crisis en su gran fiesta de O Carballiño