El pop de Mika conquista A Coruña

Triunfo rotundo del artista libanés en la primera jornada del Noroeste Pop Rock


Mika quiere hacer feliz a la gente. Anoche en la playa de Riazor lo hizo. Hizo que más de 25.000 personas decidieran por un día dejar todo a un lado para bailar, sonreír y entregarse durante algo más de hora y media a su alquimia pop. Pese a que sus canciones sean, en muchas ocasiones, dulces caramelos con relleno agridulce, en directo y al borde del mar sonaron a la felicidad misma hecha música.

Desde el minuto uno. Sí, a los pocos segundos de arrancar con Big Girls el libanés ya tenía al público comiendo de su mano. Simpático, alegre y saltarín, contagió alegría, buen rollo y ganas de vivir. «Mi español no es bueno, pero voy a intentar no hablar nada en inglés esta noche». Cumplió. El idioma de Shakespeare solo brotó en forma de melodías acarameladas y estribillos adhesivos. El castellano -muy correcto, por cierto-, para los intermedios. Habló de todo: de su abuela, del señor Brown, de los lugares en que el público gritaba más que en A Coruña...». «¡Noooo!», se contestaba desde la arena en cuanto se mencionó Madrid, Vigo o Benidorm.

El goteo de hits fue constante. Tras la apertura cayó, fulminante, Relax, Take It Easy. Viendo un mar de brazos en alto dirigidos por él, todo apuntaba a triunfo. Temas como Lollipop o Rain lo certificaron y sirvieron de antesala para un regalito: varios temas de su nuevo disco. «Lo hemos terminado de grabar ayer», anunció orgulloso, interpretando alguno de ellos, como Lola, Celebrate o Make You Happy. Todo apunta a otro éxito. Empalmadas a clásicos suyos como Happy Ending, prepararon el recital para un fin de fiesta espectacular.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
30 votos

El pop de Mika conquista A Coruña