La abeja Maya cumple 100 años

El personaje fue creado por el alemán Waldemar Bonsels e inspiró la serie de televisión seguida por millones de niños


El país multicolor de la traviesa abeja Maya y sus aventuras permanecen aún, cien años después, en las mentes de millones de personas de todo el mundo, siendo muchos de ellos capaces de entonar sin vacilación las primeras estrofas de la melodía de la famosa serie de televisión.

«Es todo un tesoro nacional que ha conseguido llegar a los corazones de más de tres generaciones», comentó el compositor checo de la canción de la serie, Karel Gott. «Los que entonces eran niños, hoy son abuelos», agregó. Su canción se convirtió en todo un éxito en Alemania.

La famosa serie de dibujos animados, que congregó delante del televisor a millones de niños en todo el mundo, se basaba en el libro infantil La abeja Maya y sus aventuras del escritor alemán Waldemar Bonsels.

El autor originario de Hamburgo escribió el libro para sus hijos en Múnich y fue publicado en septiembre de 1912. Hasta finales de la primera Guerra Mundial vendió alrededor de 90.000 ejemplares. El éxito le llegó durante la Segunda Guerra Mundial cuando se hizo famoso entre los soldados alemanes en el frente y en 1954, dos años después de su muerte, alcanzó la marca del millón de ejemplares.

Sin embargo, en el 60 aniversario de su muerte, el pasado 31 de julio, un grupo de intelectuales alemanes analizaron su vida y obra y llegaron a la conclusión de que el autor plasmó su ideología cercana al nacionalsocialismo en su famosa obra.

«Bonsels presentó en su libro un inquietante eje moral de amigo-enemigo», declaró el experto en literatura Sven Hanuschek de la Universidad Ludwig-Maximilian de Múnich (LMU), que investiga desde hace años al autor. En su opinión, el panal de abejas contaba con una estructura jerarquizada, influida por una tendencia monárquica-imperialista y militarista, donde incluso se podían contemplar rasgos racistas como cuando en un pasaje del libro Maya le grita a una mosca, que le acaba de insultar, que debe tener respeto a las abejas.

«Se trata más de ideología que de biología», sentencia Hanuschek y por ello califica la obra de peligrosa ya que los niños no pueden discernir entre biología e ideología. «Los niños no deberían leer el libro sin sus padres», concluye.

Sin embargo, la serie de televisión retransmitida por primera vez en 1976 se mantuvo lejos de esas ideas marcadas por su autor y le añadió los famosos personajes de su amigo holgazán Willy y el divertido saltamontes Flip, al que le gusta todo menos trabajar.

Según Josef Göhlen, padre de la serie televisiva, su objetivo fue crear una abeja diferente a la del libro. «Un poco más emancipada y anti-autoritaria».

Se trató de una coproducción entre Japón, Alemania y Austria. «Los japoneses querían entrar en el mercado europeo y buscaban material alemán para una serie de televisión. Fue entonces cuando me acordé de aquel libro que tenía olvidado en la estantería y que hasta ese momento no había querido rescatar», explicó el autor en una entrevista concedida a dpa.

Sus reticencias se basaban en la figura de su autor. «La valiente abeja de la obra de Bonsels no era muy popular en los 60. El autor estaba acusado de cooperar con los nazis», comenta Göhlen. «Sin embargo, la protagonista de su obra y su historia eran muy buenas y por eso decidí utilizar el libro».

No obstante, no fue la primera vez que se llevó a la pantalla la historia de la abeja. El 3 de marzo de 1926, el director y biólogo Wolfram Junghans grabó una versión muda para la gran pantalla con insectos auténticos, lo que ralentizó durante dos años su grabación.

Pero muy pocos seguidores conocen sus orígenes. Para la mayoría se trata de una abeja nacida bajo el sol, famosa por su bondad, como bien dice la canción, a la que no se le resiste ningún problema y que siempre consigue salir victoriosa de sus mil aventuras.

Con el paso de los años y traducida en más de 40 idiomas, Maya se convirtió en toda una superestrella internacional que hizo las delicias de los más pequeños durante años y a la que los mayores miran con nostalgia en la actualidad.

La serie contó con dos temporadas de 52 episodios cada una y fue transmitida en la televisión pública alemana ZDF entre 1976 y 1980.

Las aventuras de la pequeña y traviesa Maya, que sólo quiere ir a jugar fuera del panal, fue repuesta sin descanso en las televisiones de todo el mundo con sintonías adaptadas a cada país.

Con motivo de su aniversario, la ZDF anunció que va a producir 78 nuevos episodios de Maya en 3D, que deberán estar listos apra el 201

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
7 votos

La abeja Maya cumple 100 años