El mundo se apaga mañana

La hora del planeta es una iniciativa de WWF que consiste en apagar durante una hora la luz eléctrica de ciudades y edificios emblemáticos


Comenzó hace seis años como un gesto simbólico de apoyo a la lucha contra el cambio climático y hoy ya es un fenómeno de masas. La hora del planeta, la iniciativa de la organización ecologista WWF que invita a todo el que lo desee a prescindir de la luz eléctrica durante una hora un día al año, cumple este año récord de países participantes. 147 países, desde Australia a Inglaterra, apoyan la idea de prescindir del fluido eléctrico entre las 20.30 horas y las 21.30 horas de mañana sábado 31 de marzo. El primer país en apagarse será Australia y a partir de ahí un manto de oscuridad irá recorriendo el planeta poco a poco, ya que cada uno se suma en su hora local.

En España, todas las capitales de provincia y los principales monumentos se han sumado a la iniciativa

¿Cuántas toneladas de CO2 se dejarán de emitir a la atmósfera con una iniciativa de este tipo? «Imposible de saber», reconocen los padres de la iniciativa. El cálculo es inabarcable y, además, «no se hace para ahorrar energía, sino para concienciar a la población de la necesidad de hacerlo para luchar contra el cambio climático», apuntan desde la citada organización. Al menos, la campaña parece que sí cumplirá este objetivo en vista del alcance social que está teniendo.

En España, todas las capitales de provincia y los principales monumentos se han sumado a la iniciativa de apagar la luz. En todo el mundo se cuentan 5.000 ciudades participantes. Y los centros educativos, empresas y asociaciones que prometen que le darán al interruptor son más de 400 en total. Estas cifras se han logrado después de seis campañas consecutivas.

La idea fue puesta en práctica solo en Australia en el 2007 y su éxito ha ido cundiendo por todos los continentes, hasta que en esta nueva edición se vuelve a batir un récord de participación.

Esta protesta, fácil, en positivo, original e inspiradora alcanzó su fama gracias a los primeros monumentos mundialmente conocidos que apagaron su iluminación artificial para sumarse a la lucha simbólica contra el cambio climático de la mano de WWF. Las fotografías en las que símbolos como la Alhambra de Granada «desaparecía» en la oscuridad de la noche calaron en el imaginario colectivo para darle empaque a la iniciativa. Este año, desde la Ópera de Sydney, hasta la Torre Eiffel de París, pasando por el Palacio de Buckingham o el Empire State se quedarán a oscuras.

Entre las iniciativas de empresas que apoyan la campaña de concienciación destacan los 350 establecimientos que conforma el grupo VIPS en España y Portugal, cuyos famosos carteles no iluminarán las fachadas. La cadena NH Hoteles también se suma a la iniciativa con el mismo gesto. Vodafone, por su parte, enviará un mensaje a un millón de clientes para apoyar la campaña.

La novedad de este año, además de la cifra récord ya citada, es la formación de un gran mosaico humano que dibujarán un panda, símbolo de WWF, frente al Palacio Real de Madrid. Esta acción que pone fin a la séptima edición de la hora del planeta reunirá a 500 personas.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
5 votos

El mundo se apaga mañana