Investigadores del CERN se acercan al bosón de Higgs

Los experimentos de los dos detectores del Gran Acelerador de Hadrones que buscan la «partícula de Dios» o de Higgs han mostrado indicios de la existencia de lo que podría ser la partícula.


Aunque todavía es pronto para sacar conclusiones sobre si existe o no el bosón de Higgs, también conocido como la «partícula de Dios», los científicos del Centro Europeo Investigación Nuclear (CERN) han avanzado hoy que los experimentos realizados en los últimos meses han mostrado «indicios de la existencia de lo que podría ser la partícula».

«Se necesitan más datos y estudios, pero creo que los meses venideros serán apasionantes», indicó la portavoz de ATLAS, Fabiola Gianotti, en un seminario científico en la sede del CERN en Ginebra. Gianotti añadió que el experimento para encontrar la partícula que ayudaría a explicar el origen de la masa «está en una etapa muy avanzada», pero insistió en que hay que seguir trabajando.

La presentación de los resultados de ATLAS y de CMS, los dos detectores (de un total de cuatro) del Gran Acelerador de Hadrones (LHC) que buscan en paralelo la partícula de Higgs, despertó una gran expectación en la comunidad científica y en los medios de prensa que abarrotaron las instalaciones del CERN. El portavoz de CMS, Guido Tonelli, agregó que lo presentado hoy son «resultados preliminares, no finales», pero aseguró que lo constatado hasta ahora es «un punto de partida importante». No obstante, fuentes científicas del CERN fueron más allá de la cautela oficial y aseguraron que, en el marco de los experimentos realizados en los últimos meses, «se han visto indicios de la existencia de lo que podría ser la partícula». «Podemos considerar que hay indicios, pero no podemos considerarlo un descubrimiento desde un punto de vista científico», explicaron las fuentes. «Estadísticamente, no se cuenta todavía con suficientes evidencias. Se necesita todo un año de trabajo en el 2012 y triplicar la cantidad de datos que se tienen hasta ahora para poder decir si existe o no, incluso si estamos buscando en el lugar adecuado o no», agregaron.

Probar empíricamente la existencia del bosón de Higgs, postulada en 1964 por el físico Peter Higgs, tendría un enorme impacto en la ciencia, ya que se trata de la única partícula elemental del modelo estándar que no ha sido observada hasta ahora. Esa partícula explicaría las interacciones entre el resto de partículas y las fuerzas que actúan entre ellas, lo que a su vez permitiría comprender el origen de la masa. Se cree que si todavía no se ha puesto de manifiesto es porque no hubo la energía necesaria para hacerla visible en experimentos físicos, algo que sí ha conseguido este año el LHC, que ha logrado acelerar haces de protones en sentidos opuestos a más del 99,9 % de la velocidad de la luz antes de que colisionen.

En el acelerador -un anillo de 27 kilómetros de circunferencia y dotado de cuatro gigantescos detectores enterrados entre 50 y 150 metros debajo de la tierra- se generan unos 20 millones colisiones por segundo, pero de todos ellos una ínfima parte arroja datos que pasan el primer filtro de análisis. Son los datos que pasan esa primera etapa los que son registrados en la memoria de miles de ordenadores, tanto del CERN como de la red de laboratorios y centros de investigación asociados en todo el mundo, para ser posteriormente analizados.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
10 votos

Investigadores del CERN se acercan al bosón de Higgs