Niños «emperadores» y adictos al móvil desbordan a los pediatras

joel gómez SANTIAGO / LA VOZ

SOCIEDAD

Los especialistas atienden más problemas sociales y menos biológicos

14 oct 2011 . Actualizado a las 09:47 h.

Hasta hace unos años lo habitual para los pediatras era asistir a niños con fiebre, tos, diarreas y otros problemas comunes de carácter biológico. Pero cada vez atienden más problemas psicosociales, como a criaturas de solo 5 años con el denominado síndrome del emperador, que instauran en el hogar un auténtico «filiarcado» en sustitución del matriarcado de otros tiempos, en palabras de Jesús García Pérez, especialista madrileño que participa en Santiago en el congreso de la Sociedad Española de Pediatría Extrahospitalaria y Atención Primaria. Este cambio de demanda en la consulta es uno de los temas centrales de las sesiones, que reúnen a más de mil participantes. El síndrome del emperador se da porque «no se ponen límites, hay una excesiva permisividad», afirmó José Luis Bonal, presidente de la sociedad organizadora.

El pediatra coruñés Luís Sánchez Santos, presidente del congreso, explica que cuando empezó a ejercer, en 1998, recibía casos aislados con estos problemas, sobre todo por déficit de atención e hiperactividad. Pero los últimos años en su consulta, que no es de las más masificadas, ha tratado a cinco pacientes antidepresivos, nueve con trastornos de ansiedad, recibió inmigrantes con problemas de integración, y sobre un 5 % de la demanda es por hiperactividad, precisó.

«Ahora la prioridad es el bienestar psicosocial» que supone «una nueva morbilidad pediátrica» con niños más demandantes, agresivos y temperamentales. Se ven casos de wifitis, como se denomina a quienes están enganchados al ordenador, al móvil, la videoconsola, la televisión y a otros medios con un consumo excesivo. «Hay niños que mandan hasta mil mensajes diarios por el móvil», sostuvo Jesús García. «La soledad les asusta, precisan estar ocupados», afirmó; aunque a veces se aíslan en su habitación con aparatos tecnológicos, lo que facilita el que sean captados por redes de pederastia.

Acoso en las aulas

Ven en las consultas más casos de acoso, que sufren entre el 10 y el 30 % de los escolares. Los chicos suelen ser más agresivos, y en las chicas predomina el psicológico.

Se notifican sobre un 10 % de los casos, el 90 % permanecen ocultos, cuando «lo peor es el silencio» y que no se prevengan situaciones como el caso Jokin.