«Prudencia, prudencia y prudencia», dice el delegado del centro europeo en España


«Prudencia, prudencia y prudencia». Así de cauto fue ayer el delegado del CERN en España, Carlos Pajares, a la hora de valorar este descubrimiento. El investigador recalca que «la noticia no es oficial ni muchísimo menos» y que hay que tomarla con todas las precauciones.

¿Qué puede estar mal? Pues, por ejemplo, que los neutrinos medidos bajo la montaña del Gran Sasso no sean los que enviaron desde el CERN de Ginebra, y sí otros llegados del sol -«ahora mismo, cualquiera de nosotros puede estar recibiendo neutrinos» y es que como no interactúan con el resto de las materias, «atraviesan todo lo atravesable».

Y además está la física teórica. El investigador y premio nobel Sheldon Glashow ya estudió la cuestión y resolvió que a pequeñísimas distancias podría haber una violación de la teoría de la relatividad especial de Einstein. De ahí la prudencia que pide el físico Carlos Pajares.

En el mundo hay un laboratorio en Japón y otro en construcción en EE.?UU. que podrían repetir el experimento.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
6 votos
Tags

«Prudencia, prudencia y prudencia», dice el delegado del centro europeo en España