¡Desalojen la estación espacial!

El centro orbital podría quedarse sin tripulación tras el accidente del carguero «Progress»


redacción / la voz

En el 2004 hubo una fuga en el sistema de ventilación; en el 2006 falló un generador de oxígeno; en el 2007 se quedó sin propulsión a causa de un problema informático, y el año pasado se estropeó la máquina que recicla la orina de los astronautas en agua potable. Pero la estación espacial internacional (ISS) -un proyecto de 70.000 millones de euros en el que participan 16 países- se enfrenta ahora a la mayor amenaza desde su puesta en marcha en noviembre del 2000: la posibilidad de que se quede por primera vez sin tripulación a bordo.

En la actualidad ocupan la ISS seis personas: el comandante Andrey Borisenko (Rusia) y los ingenieros de vuelo Alexander Samokutyaev (Rusia), Ron Garan (Estados Unidos), Mike Fossum (EE.UU.), Satoshi Furukawa (Japón) y Sergei Volko (Rusia). Los tres primeros llegaron el 6 de abril y tenían previsto abandonarla el próximo 8 de septiembre, pero el accidente del carguero Progress M-12M ha obligado a aplazar el vuelo de regreso. Los otros tres tienen programada la vuelta para el 16 de noviembre. Entre ambas misiones de retorno estaba en el calendario el lanzamiento, el 22 de septiembre, de otra nave rusa con tres tripulantes de reemplazo (las expediciones rotan cada seis meses), pero ha sido pospuesto varias semanas.

El Progress, impulsado por el cohete Soyuz-U, se estrelló el pasado 24 de agosto en Siberia pocos minutos después de su lanzamiento desde el cosmódromo de Baikonur (Kazajistán). Llevaba cerca de tres toneladas de carga (alimentos, agua, oxígeno, combustible y equipos científicos) para la ISS.

Las autoridades rusas quieren cerciorarse de la seguridad de los cohetes Soyuz, que también son los encargados de transportar la nave del mismo nombre en la que viajan los astronautas hasta el complejo orbital. «Si no vuela un Soyuz hasta el 16 de noviembre, o alrededor de esa fecha, habrá que evacuar la ISS», dijo el director del programa en la NASA, Mike Suffredini. Su homólogo ruso en Roskosmos, Alexei Krasnov, coincidió en que «debemos estudiar todas las opciones posibles, incluso la de dejar inhabitada la estación». La ISS puede funcionar sin tripulación por tiempo indefinido, si no hay fallos críticos.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
4 votos

¡Desalojen la estación espacial!