Ortega Cano circulaba ebrio y a 123 kilómetros por hora en una carretera con el límite en 90

la voz

El informe técnico definitivo entregado por la Guardia Civil en el juzgado de Sevilla el pasado 19 de agosto deja de manifiesto que el torero José Ortega Cano superaba la tasa de alcohol permitida y circulaba a 123 kilómetros por hora por una vía de 90 en el momento del accidente que causó la muerte a una persona. Así lo publica la revista Interviú, que informa además de que Tráfico define el accidente como «trágico pero sencillo».

Lo hechos ocurrieron el 28 de mayo, cuando Ortega Cano invadió con su coche el carril contrario en la A-80006 que une Sevilla con Castilblanco de los Arroyos. El coche del torero se empotró en el de un vecino, Carlos Parra, que resultó muerto. El informe técnico definitivo de la Guardia Civil fue entregado en el juzgado número 9 de Sevilla el pasado 19 de agosto, según ha podido saber la revista.

El diestro, según recoge Interviú, circulaba a 123 kilómetros por hora y tenía un nivel 1,26 gramos de alcohol en sangre. La tasa máxima permitida de alcohol en sangre es 0,5. Las conclusiones son muy negativas para la defensa del torero.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
0 votos

Ortega Cano circulaba ebrio y a 123 kilómetros por hora en una carretera con el límite en 90