La ceniza obliga a cancelar 500 vuelos y se desplaza hacia el este

La nube volcánica afectará a parte de Dinamarca, Escandinavia y Alemania


londres / afp

La nube de cenizas expulsada por el volcán islandés Grimsvötn dejó en tierra ayer a miles de pasajeros en Escocia y amenazaba con paralizar el tráfico aéreo en el norte de Europa, aunque un cierre de gran amplitud del espacio aéreo no está contemplado, según la Comisión Europea. En total, se calcula que unos 500 vuelos fueron anulados ayer en Europa, anunció Eurocontrol, de los que más de quince -entre España y Reino Unido- se vieron afectados.

Aerolíneas como British Airways, KLM, Easyjet y Aer Lingus suspendieron sus vuelos con destino o final en Escocia hasta hoy en muchos casos. «La nube ha alcanzado Escocia e Irlanda del Norte», explicó el jefe de operaciones del organismo de control del tráfico aéreo europeo Eurocontrol, Brian Flynn. Los aeropuertos de Glasgow y Edimburgo se cerraron el lunes, mientras Aberdeen e Inverness lo hicieron ayer.

«A final de la jornada, la nube debería alcanzar el sur de Escandinavia, Dinamarca y parte del norte de Alemania. Posteriormente, debería continuar hacia el sur y alcanzar primero Francia y después España, pero es difícil saber cuándo», añadió.

Los europeos deben prepararse para «una semana muy difícil para los pasajeros y las compañías aéreas», declaró a la prensa el comisario de Transporte, Siim Kallas, pero «no anticipamos un cierre de gran magnitud de nuestro espacio aéreo como lo ocurrido el año pasado».

«Las cenizas son diferentes, las condiciones meteorológicas son diferentes y la respuesta europea es diferente» con una coordinación reforzada entre las autoridades nacionales, que deben decidir si cierran su espacio aéreo, precisó.

La nube, en retroceso

Una información alentadora de la Oficina Meteorológica islandesa indicó que la nube de cenizas siguió retrocediendo y «es mucho menos fuerte que el primer día». La autoridad finlandesa de aviación Finavia consideró que la densidad de la nube era muy reducida para perturbar el tráfico aéreo. Noruega, afectada por las cenizas desde la mañana, solo registró perturbaciones menores con un regreso a la normal desde la tarde.

La fragilidad de la amenaza llevó a la compañía irlandesa de bajo precio Ryanair a no suspender vuelos. Un vuelo test efectuado sobre Escocia a través de una «zona roja» mostró «la ausencia de cenizas, lo que confirma la opinión de Ryanair en el sentido de que no hay amenaza alguna», según la compañía.

Conoce toda nuestra oferta de newsletters

Hemos creado para ti una selección de contenidos para que los recibas cómodamente en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación
3 votos

La ceniza obliga a cancelar 500 vuelos y se desplaza hacia el este