Una mujer obtiene una baja de maternidad para cuidar de su nieta

Efe

SOCIEDAD

Pilar Portero solicitó el permiso de 16 semanas para cuidar de su nieta de cinco años, cuya madre falleció en un accidente de tráfico.

10 may 2011 . Actualizado a las 21:23 h.

Pilar Portero, la primera mujer en España que disfruta de un permiso de maternidad de 16 semanas para cuidar de una nieta de cinco años, cuya madre falleció víctima de un accidente de tráfico en enero del año pasado, ha emplazado este martes a otras abuelas a que sigan sus pasos.

La mujer, empleada de una empresa de limpieza, se mostraba feliz hoy, aunque un poco confundida, ante los representantes de los medios de comunicación que llenaban su casa en Zaragoza, tras hacerse público su caso, para que les explicara su situación o posara en la habitación de su nieta.

Según ha explicado, «aunque al principio nos tomamos a risa la idea», que partió inicialmente de sus propias compañeras de trabajo, y en la empresa no me dieron el permiso porque decían que no existía, «el esfuerzo de ellas y de UGT me han permitido conseguir las 16 semanas».

La satisfacción de Pilar se ve empañada parcialmente por el hecho de que este logro es fruto de la pérdida de un ser querido, su hija, aunque cree que su caso servirá «a otras abuelas o tías que podrán enterarse de que pueden disfrutar de este permiso».

Desde que le fue reconocido su derecho, Pilar lleva a su nieta todos los días al colegio y la va a recoger, algo que no podía hacer antes, y se muestra feliz de poder disfrutar de la niña y del descanso obtenido, «algo que creo que me merezco», afirma.

La mujer, que tiene otros cinco nietos y uno más en camino, de otra hija, no ha contado nada a su nieta «porque su cabeza todavía no puede entenderlo», aunque piensa guardarle los recortes de prensa «para que sepa que su abuela y su abuelo han luchado por ella».

«Recomiendo a otros abuelos que estén en mi caso que no sean cobardes, porque si hay alguien que lo es esa soy yo, pero les digo que luchen y que se enteren de que esta ley existe».

Pilar responde a los medios de comunicación mientras estira las sábanas de la cama de su nieta y ordena los peluches de Campanilla, Minnie y otros personajes infantiles que prácticamente cubren la totalidad de la cama.